David Madí facturó 4,5 millones para asesorar a empresas que tenían tratos con la Generalitat

El ex-mano derecha de Artur Mas aprovechó su conocimiento de los resortes de la política catalana para enriquecerse

David Madí
David Madí, el 2015

Pintan bastos para David Madí, el nieto del empresario Joan-Baptista Cendrós y uno de los cerebros del proceso independentista, que durante muchos años fue la mano derecha de Artur Mas. La Audiencia Nacional lo investiga en la pieza separada Triacom, del sumario del 3%, y el magistrado Joaquín Aguirre, titular del juzgado n.º 1 de Barcelona, lo tiene encausado por formar parte del “núcleo duro” del proceso independentista, junto con los empresarios Xavier Vendrell y Oriol Soler.

La revista Mongolia, en su última edición, ha publicado el informe de la Agencia Tributaria sobre los negocios de David Madí, que en 2010 abandonó la primera línea política para dedicarse a actividades más lucrativas, a través de su sociedad Nubul Consulting. Este informe, que está incluido en el sumario del caso del 3%, corresponde al periodo 2011-13 y las perlas que contiene son jugosas:

*La Agencia Tributaria descubre, por ejemplo, que la instalación de su despacho particular en el paseo de Gràcia (decoración, informática, suministros…) se lo pagó la productora Triacom, fundada por el ex-gerente de TV3 Oriol Carbó y participada por una sociedad del grupo Mediapro. Triacom ya había abonado, con anterioridad, unas facturas fraudulentas a la mujer de David Madí (57.000 euros) y a la mujer de Oriol Pujol (65.000 euros).

*Durante el periodo 2011-2013, David Madí facturó, en concepto de asesoramiento a grandes empresas, un total de 4,5 millones de euros.

*También resulta sintomático que los principales clientes del despacho de David Madí (Grupo Godó, T-Systems, Telefónica, Deloitte, Indra…) consiguieran importantes contratos de la Generalitat, se supone que gracias a su capacidad de influencia.

*Destaca, en este sentido, el caso de Triacom, que durante el periodo 2011-13 facturó 11,7 millones de euros a TV3. De estos importes, un total de 6,7 millones fueron a parar a Mediapro, que se encargaba de la realización de los programas. Por su parte, David Madí cobró honorarios por valor de 580.000 euros, y 1,25 millones más se desviaron en facturas falsas que, según un testigo, sirvieron para financiar la campaña electoral de Artur Mas del año 2010.

Además de estas facturas por asesoramientos, hay que señalar que, en este periodo, David Madí asumió cargos orgánicos remunerados en varias compañías, el más importante de los cuales era la presidencia de consejo asesor de Endesa en Cataluña, con derecho a coche y a chófer. También se integró en la estructura de Deloitte, Applus+ y Telefónica.

Pero, a causa de su estrecha involucración en el proceso independentista, David Madí fue perdiendo, uno tras otro, todos estos “chollos”. En la actualidad, solo conserva la presidencia de la empresa Aigües de Catalunya SA, filial del grupo valenciano Global Omnium, presidido por Eugenio Calabuig.

La semana pasada, el grupo de delincuencia económica de la policía judicial de la Guardia Civil libró nuevos informes al juez instructor del caso Volhov, Joaquín Aguirre, en los cuales David Madí –que ya está imputado por los delitos de prevaricación, malversación y blanqueo de dinero– vuelve a ser protagonista destacado. La intervención de sus conversaciones es una “mina” que da para mucho. Según se ha filtrado, uno de sus objetivos era “pescar” en las subvenciones de 140.000 millones de euros que prevé destinar a España el programa Next Generation UE para cobrar comisiones de gestión (fee).

Pero David Madí, que ha fichado a la abogada Olga Tubau, se defiende con dientes y uñas. El día 6 de julio pasado hizo una comparecencia voluntaria ante el magistrado Joaquín Aguirre para negar que tuviera nada que ver con la dirección del Tsunami Democrático ni con el supuesto apoyo de Rusia al proceso independentista catalán. También aseguró que no ha colaborado en la financiación de la estancia de Carles Puigdemont en Waterloo.

El pasado sábado, David Madí continuó su operación de “lavado de imagen” con una entrevista que le hicieron en el programa FAQS de TV3. Este espacio televisivo lo produce una empresa del grupo Mediapro, con el cual David Madí mantiene vínculos estrechos desde hace años.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides