¿Qué político se considera un predicador?

Jordi Pujol
Jordi Pujol

Jordi Pujol está retirado de la política activa desde julio de 2014, cuando confesó que había defraudado a Hacienda. Él mismo reconoce que desde entonces se ha querido mantener al margen, sobre todo de la actualidad. Sin embargo, ahora reconoce que lo que más echa de menos de su época en la política es hacer de predicador.

Así, en el libro-entrevista Entre el dolor y la esperanza le asegura a Vicenç Villatoro que «en este momento no me corresponde intervenir en la vida pública». Quien fue presidente de la Generalitat durante 23 años y fue repartiendo lecciones afirma que «no tengo la autoridad para hacerlo», y añade que «ahora no puedo hacer de predicador».

Aunque explica que se mantiene callado sobre la actualidad, sigue expresando su opinión enviando escritos o recibiendo en su despacho a personas de su confianza. Eso sí, él dice que estas «reflexiones» son sobre cuestiones de fondo, como identidad, inmigración y pacto social.

En un libro lleno de metáforas para responder las cuestiones más delicadas, Pujol apuesta por «recuperar las ganas de tener una casa capaz de tener un techo seguro, unas instalaciones adecuadas, un buen clima de convivencia, y capacidad, por tanto, de contribuir al bienestar y al desarrollo personal de los que habitan».

En este volumen, en el que habla largo y tendido por primera vez del caso Pujol, no hay referencias a sus hijos, más allá de la confesión de que él ha sido un mal padre y de la defensa, a la vez, de la actividad de su esposa, Marta Ferrusola.

El juez ha enviado a toda la familia a juicio, excepto a Ferrusola, excluida por motivos médicos. El juez instructor acusa al expresidente catalán y a sus siete hijos de asociación ilícita, blanqueo de capitales, falsificación de documento mercantil, delito contra la Hacienda pública y frustración de la ejecución.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides