El gobierno catalán tiene terror a las preguntas complicadas

No es la primera vez que pasa ni es el primer gobierno catalán que lo hace. De hecho, es tan habitual que es extraño que cualquier ejecutivo no pase una temporada así. Pero ahora es justamente el gobierno catalán quien ha pasado una época de auténtico terror a las preguntas de la prensa. La semana pasada, de hecho, hubo tres momentos delicados, controvertidos, polémicos y mediáticamente con mucho eco. Pero el gobierno catalán decidió esconderse y ni siquiera aceptar preguntas de la prensa ante la situación.

Primero, la mesa de partidos decidió, a instancias del gobierno catalán y con reproches de algunas formaciones, suspender las elecciones convocadas para el 14 de febrero y coger el compromiso de convocarlas el 30 de mayo. Ese día, el vicepresidente, Pere Aragonès, y la portavoz, Meritxell Budó, hicieron una declaración institucional sin admitir las preguntas de la prensa. Poco después, el TSJC confirmaba las medidas cautelares que había tomado -a pesar de las alegaciones de la Generalitat- y reactivaba las elecciones para el 14-F.

En paralelo, los juzgados también condenaban e inhabilitaban-aunque no en firme, todavía- precisamente al consejero responsable de organizar las elecciones, Bernat Solé, por haber participado como alcalde de Agramunt en el 1-O. De nuevo, a pesar del tsunami, el gobierno catalán compareció sin preguntas ni periodistas.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario