¿Quién comercializa ratafía clandestina de la república catalana?

Ratafía clandestina de la república catalana
Ratafía clandestina de la república catalana

La empresa de licores Quevall. La empresa fue creada en 2011 con el nombre de Jeste Urgell por un matrimonio de Bellpuig. Cuando esta pareja se jubiló, Joan Isaac Castelló, que había sido apoderado de Caixa Girona, se quedó la empresa, se convirtió en su administrador único el 14 de noviembre de 2018 y la rebautizó como Quevall Licors Artesans 2018. Fabrica sus productos en una destilería ubicada en un convento propiedad de su familia. Cada botella, de 70 centilitros cuesta 14 euros y tiene un 24% de alcohol. La "ratafía clandestina de la república catalana" se comercializa como "ratafia reivindicativa con gusto de libertad".

En la etiqueta se lee que es un "producto de la tierra libre" y "100% independiente". Tiene una buena distribución, puesto que tanto se puede comprar en Llançà como en Caldes de Malavella o probarla en restaurantes como la Bodega de Can Roca. También lo podéis encontrar en la residencia del ex-presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, en Waterloo. Si no es que ya se ha bebido las botellas que le llevaron después de que los mossos d'esquadra, en una operación de dudosa legalidad, visitaran los obradores de Llançà.

Licors Quevall también distribuye un "Pack Subversiu" formato por "una botella de la Cap de Creus Dry Gin + una botella de ratafía clandestina + estuche de madera con las dos botellas". Cuesta 40 euros.

Muy clandestina, como se puede ver, no es.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides