Casas de compraventa aseguran que ya no llegan joyas familiares para hacer frente a la actual crisis

Las casas de compraventa de oro avisan que todavía no nos hemos rehecho de la crisis de 2008 y que no hay piezas de oro para vender
Casa de compraventa de oro

El oro, según los expertos, siempre es un valor seguro porque nunca baja de precio. Es un recurso cuando vienen malos tiempos echar mano de medallas, collares o pulseras para vender en una casa de compraventa de oro o en el Monte de Piedad y con el dinero ir saldando las deudas, pero para la próxima crisis que ya tenemos encima ya no nos queda ni este recurso tal como nos explica Jesús, propietario de una tienda de compraventa de oro cuando afirma que "respecto al 2008, que fue la primera crisis, estaremos mucho peor, porque en aquella veníamos de unos años de bonanza en que la gente compró muchas joyas buenas que después pudo vender. En esta crisis, todavía no estamos recuperados y pronto cuando se acabe el dinero por los ERTE o el paro y las ayudas, la gente empezará a deshacerse de las poquísimas joyas que todavía tiene por casa, pero nada, miserias".

Durante esta pandemia el oro ha aumentado mucho de valor. El gramo se cotiza a 49,43 euros, pero en una casa de compraventa pagan entre 25 y 30 euros por gramo. A pesar de que el precio no es muy alto, es una forma de tener líquido de manera inmediata, como nos explica Pablo A. representando de las tiendas ArteOro cuando dice que "hay necesidad de efectivo y líquido en la calle y la manera más rápida es venderte las joyas. Un gramo de oro oscila según el establecimiento entre 25 y 30 euros, de precio limpio ya libre de impuestos, una alianza pesaría unos 3,5 gramos y te podrían dar, por ejemplo, 115 euros limpios para tu bolsillo".

Los comenrciantes se quejan que de momento no ha habido un alud de gente para vender oro, y cómo asegura Jesús, propietario de una tienda de compraventa de oro, "estamos comprando un 40% por debajo que antes del confinamiento", pero esperan una remontada de clientes ahora que ya se pueden visitar las tiendas y la necesidad apremia.

Para vender, se vende de todo, según nos explica Pablo A, de ArteOro, " desde dentaduras postizas, que rondan los 700 euros, a pulseras, sortijas, cigarreras, lotes de joyas acumuladas durante una vida que han sido heredadas, sobre todo ahora que ha habido muchos abuelos que han muerto, y aumenta la venta de plata: cuberterías, bandejas… no tienen tanto valor sentimental y la gente se desprende rápidamente. Prefieren el dinero que un candelabro de plata".

Las casas de compraventa de oro salieron como setas en 2008, pero cómo explica Jesús, no todas han resistido el paso del tiempo, "en 2008 se montaron 300.000 tiendas de compraventa en España y en 2013 sólo quedaba un 13%". Pablo A, de ArteOro afirma que antes de vender en una tienda es aconsejable mirar varios establecimientos, "la gente tiene que mirar mucho donde vende el oro por qué en 100 gramos puede haber diferencias de 1000 euros entre un lugar y otro. Es un negocio donde hay gente de dudosa reputación que publicitan una cosa y después te ofrecen otra"

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides