Las personas sin hogar no reciben recursos para afrontar el coronavirus

Se trata de una población que sufre por no tener donde pasar el confinamiento y por qué las medidas de higiene son de difícil cumplimiento si vives en la calle
Un colchón donde duerme una persona en la calle
Un colchón donde duerme una persona en la calle

Barcelona tiene 1.200 personas viviendo en la calle y más de 2.100 que duermen en hogares de acogida, tanto publicos como privados, pero que pasan su día en la calle. El director de la Fundación Arrels, Ferran Busquets, que atiende a personas sin hogar afirma que para todas estas personas la pandemia del coronavirus ha añadido un eslabón más en la cadena que les liga a ser población de riesgo. Busquets asegura que "el problema es que las personas que están durmiendo en la calle no pueden cumplir las normas recomendadas como las propuestas de higiene y estar confinados".

 

El director de Arrels dice que "su salud es muy crítica por varias razones, por un lado viven unos veinte años menos que el resto de sociedad y muchos de ellos tienen dolencias crónicas, y por otra, a pesar de que pueden tener síntomas no van a las urgencias y no son fácilmente detectables". A los sin techo que viven en la calle se les añade otro problema que es el cierre de los lugares habituales donde descansan, como bibliotecas, parques o centros cívicos. Pisos de acogida, centros y recursos privados como la Fundación Arrels continúan en funcionamiento, así como los albergues municipales a pesar de que no se puede obligar a los sin hogar a ir y además el Ayuntamiento de Barcelona ha cerrado las 75 plazas nocturnas habilitadas durante la Operación Frío.

Desde la Fundación Arrels se pide al Ayuntamiento que abra centros cívicos y gimnasios municipales para poder acoger a estas personas durante el día y la noche, volver a habilitar los espacios acondicionados para la Operación Frío y poner a disposición municipal los centros privados que atienen a personas sin hogar y que por el coronavirus han cerrado.

Para Busquets las tres administraciones, Gobierno central, Generalitat y Ayuntamiento de Barcelona tendrían que hacer un frente común para poder trabajar mucho más coordinados afirmando que "si antes del coronavirus los recursos para las personas que dormían en la calle eran insuficientes, imaginad ahora". Busquets explica que "está bien que hagan planes pero las propuestas tendrían que trabajarse de manera coordinada para ser más efectivas. Lo ideal seria tener un lugar donde ir que garantizara las medidas de distancia y aun así habrá muchas personas que no querrán ir y tenemos que pensar como apoyarlos".

Desde la Generalitat se ha propuesto detectar de manera proactiva a todas las personas en la calle que puedan estar contagiadas y, de ser positivas, confinarlas en recursos asistenciales de servicios sociales. Pero Ferran Busquets se pregunta "¿cómo podemos saber si es positivo o no, si ni siquiera podemos tomarles la temperatura?".

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides