Gerard Esteva pone a la UFEC al servicio de sus ambiciones personales

El mundo del deporte catalán recela de las funciones y de las estrategias de una institución que, por voluntad de su presidente, pretende dominar el conjunto de la actividad deportiva
Gerard Esteva

Sólo el año pasado, el Gobierno de la Generalitat otorgó a la Unión de Federaciones Deportivas de Cataluña (UFEC) una subvención de un millón de euros añadida a los 9,2 millones que las federaciones ya reciben a través del Consejo Catalán del Deporte. La justificación de este plus reside en la necesidad de potenciar la gestión de las federaciones deportivas de Cataluña, divulgar el deporte catalán en los medios y promover internacionalmente el deporte federado catalán.

En este ámbito, los expertos dudan, pero, si tiene sentido dedicar dinero público a esta divulgación cuando, mayoritariamente, quien más se promociona acaba siendo el mismo presidente de la UFEC, Gerard Esteva, un personaje sobrado de ambición y de protagonismo que ha convertido su presidencia y la misma UFEC en la carrocería y la tracción de su obsesión para controlar el deporte catalán como sea y al precio que sea. De hecho, estas ayudas económiques no tienen ningún efecto directo en las federaciones ni los clubes que las integran.

Aunque la historia y la naturaleza de la UFEC tienen su origen en el cierto desamparo que las federaciones sufrieron en los años treinta, su recuperación en 1985 como asociación después del restablecimiento de la Generalitat fue una conquista del nacionalismo catalán, un gesto político en complicidad con el asociacionismo al cual se dio contenido canalizando determinadas subvenciones gastadas finalmente a dar lustre, visibilidad y relevancia a los dirigentes de las federaciones. A menudo, invirtiendo en espacios de prensa generosamente financiados dedicados a cantar las exelencias de la gestión de los presidentes.

Así fue como su presidente histórico, David Moner, pudo levantar con los años, y gracias al ego de la clase dirigente, un conglomerado de sociedades participadas por la UFEC de servicio a las federaciones y a los negocios relacionados ordenados por sus directivos bajo cargos no precisamente honoríficos. Un quintacolumnismo ahora puesto al servicio de la carrera política de su sucesor, Gerard Esteva, que pretende rivalitzar con la Secretaría General del Deporte.

LEE EL ARTICULO COMPLETO EN EL Nº 1385 DE LA EDICIÓN EN PAPEL DE EL TRIANGLE

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides