Artur y Boi: Ni olvido ni perdón

Del lunes al viernes hay convocada una huelga en los Centros de Atención Primaria. Metges de Catalunya convoca a los facultativos y el sindicato CGT y la plataforma Rebelión Primaria convocan, además, a las enfermeras y el personal administrativo. La Marea Blanca, que agrupa ciudadanos y colectivos en lucha por una sanidad pública gratuita, universal y de calidad, la apoya, implicada cómo está en la denuncia de las condiciones precarias con que funcionan los CAPs desde hace mucho tiempos.

La gestación de la huelga y las negociaciones con el gobierno de la Generalitat para pararla han coincidido con la consejera de Salud, Alba Vergés, de baja maternal. El vicepresidente del Gobierno, Pere Aragonés, asumió sus funciones pero ha delegado en los directivos del departamento el diálogo con los impulsores de la huelga. En los últimos días, se han lanzado promesas para evitarla. Promesas que han intentado saltarse la mesa de negociación y llegar directamente a los médicos y enfermeras para intentar disuadirlos de participar en ella.

No ha faltado el inefable reportaje de Tv3,  emitido este mismo domingo para limpiar la cara del gobierno y restar simpatía hacia los huelguistas.

Las cifras cantan. Desde que Artur Mas se hizo con la presidencia de la Generalitat en 2010 los recortes presupuestarios deterioraron brutalmente el servicio sanitario público catalán. El gobierno de la Generalitat pasó de dedicarle 9.875 millones de euros en 2010 a 8.290 millones en 2014. Catalunya pasó de tener 76.306 sanitarios en 2011 a 73.899 en 2015. En 2010 tenía 14.072 camas en los hospitales. En 2015, 12.902. Las listas de espera empeoraron y la atención en los servicios de urgencias y las CAPs se colapsó.

La presión sobre el personal sanitario que atiende en los CAPs es extraordinaria. Visitan sin poder mirar apenas a la cara de los enfermos, pendientes del ordenador y de la cola que espera fuera. Tienen que dar citas con semanas de antelación. Cuando te toca el turno o ya te has curado o has optado por la sanidad privada. Esta huelga tiene unos protagonistas, que son los que la hacen. Pero tiene unos responsables: Artur Mas y Boi Ruiz, el consejero que vino de la privada y se ha vuelto a la privada después de deteriorar la pública.

Ni olvido ni perdón.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

HOY DESTACAMOS

Deja un comentario