Esto no toca

"Esto no toca" o "ahora no toca", solía contestar el ex presidente Jordi Pujol cuando algún periodista (Antoni Bassas o Vicenç Villatoro, por ejemplo) le formulaban una pregunta que él juzgaba inconveniente, o simplemente fuera de lugar. Cuando oíamos esta presidencial respuesta, algunos de nosotros experimentábamos, quizás con una cierta inocencia, un sentimiento de solidaridad con el periodista (fuera quien fuera) que había considerado oportuna aquella pregunta, ya que entendíamos que, en una rueda de prensa como Dios manda, los políticos como Pujol deberían saber contestar, con algo más que con locuciones o frases hechas, todas las preguntas que les fueran formuladas. No sabíamos -aun no sabíamos- que algunas preguntas y respuestas estaban previamente pactadas, que la reacción de Pujol podía haber sido calculada con anterioridad.

El escritor inglés Oscar Wilde decía que las preguntas no son indiscretas, pero sí algunas respuestas. O impertinentes, podríamos añadir ahora nosotros. Hay respuestas -como la del "esto no toca" – que te invitan a largarte, a dejar plantado al que las pronuncia, a buscarle las cosquillas. Impertinencia por impertinencia.

Aquellas entrevistas del "esto no toca" o del "ahora no toca" habrían mejorado notablemente si, junto a estas expresiones, los políticos entrevistados hubieran intentado explicarnos porque no tocaba, que era lo que les impedía hablar de algún tema que, desde un punto de vista periodístico, en ese momento tenía un remarcable interés. O, como mínimo, que nos hubieran dicho en qué momento tocaría lo que, a su juicio, en ese momento "no tocaba". En otro caso, aquellos entrevistados arriesgaban a que sus entrevistadores les contestaran con un despropósito, pero éstos siempre callaban, no sea que algún patrón de los medios escritos y audiovisuales catalanes, entonces tan amigos del poder de uno de los lados de la plaza de Sant Jaume, se enfadara con ellos y se quedaran sin entrevistas ni reportajes que llevar a la boca. Los que sí se enfadaban y mucho, según me consta, eran algunos lectores de periódicos y algunos televidentes, que, progresivamente, han dejado de leer o de ver aquellas conversaciones tan retocadas.

Me han contado que un catedrático de una universidad catalana, cuando dio una conferencia en un pueblo de otra comunidad autónoma, al ser preguntado por un tema que estaba regulado por una normativa específica de aquella comunidad, contestó honestamente que no sabía la respuesta. "Pues la próxima vez venga más preparado", le espetó la persona que había formulado la pregunta.

En este caso parece claro que el que dijo una frase que no tocaba fue el espectador que formuló la pregunta, espectador que quizás tenía ganas de incordiar al conferenciante. Una cosa es confesar la propia ignorancia sobre un tema -confesión que siempre es preferible a una respuesta improvisada o sin contenido-, y otra distinta es la de obviar una respuesta que sí se sabe, pero que, por razones siempre discutibles, no se considera oportuno dar.

Me parece que era el escritor francés André Maurois el que decía que, si quisiéramos, podríamos perfeccionar de manera significativa nuestras conversaciones si, de vez en cuando, dijéramos "no sé" o "ya lo veré". En algunos cursos de formación empresarial se enseña que decir, alguna vez, "no lo sé" refuerza el liderazgo. No obstante no se trata tanto de mejorar ningún problemático liderazgo como de mejorar nuestras vacías conversaciones, que a menudo no tocan.

El "esto no toca" del ex Pujol no es, desgraciadamente, un caso aislado; durante este último año hemos podido comprobar hasta qué punto muchos políticos españoles (y también catalanes), han dejado de tener los pies en el suelo y han elaborado unos discursos bastante alejados de nuestra realidad, debidos en parte, debemos suponer, a su impericia en el uso del idioma, y en parte, a su furia contra las ideas y el carácter de los demás. Esperamos que tantos años del "ahora no toca" no hayan derivado hacia un "no tocará nunca", a una negativa permanente a contestar.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

HOY DESTACAMOS

Deja un comentario