¡Hay que quitar los nombres de santos y santas!

Llevado por mi convicción laica y animado por el impulso que han recibido en los últimos días las campañas para eliminar vestigios franquistas o vinculados a etapas antipáticas e imperialistas de nuestra historia me animo a pedir que se retiren todos los nombres de santos y santas de las calles, plazas y topónimos de nuestros pueblos y ciudades.

En Cataluña hay 86 poblaciones que llevan el nombre de un santo y 25, el de una santa. La discriminación de género también llega aquí. No sé muy bien qué hacer con Santpedor, que me tiene un poco desconcertado. Es evidente que el «Cataluña será cristiana o no será» de Josep Torras i Bages ha sido superado por el paso del tiempo.

Los partidarios de «Cataluña será laica o no será» defendemos que Santa Coloma de Gramenet, Sant Boi de Llobregat, Sant Pol de Mar o Sant Pere de Torelló deben desaparecer y dejar paso a Coloma de Gramenet, Boi de Llobregat, Pol de Mar o Pere de Torelló. Debemos quitarnos de encima el yugo religioso que nos ha atenazado históricamente y dar vida a Cugat del Vallès, Esteve Sesrovires, Hipòlit de Voltregà y Margarida (sin Los Monjos, claro).

En ciudades de Barcelona han de cambiar nombres de barrios como Sants, Sant Gervasi o Sant Martí. Y debemos eliminar Sant Jordi del calendario de fiestas de Cataluña junto a la Navidad, Reyes, Sant Joan, el Viernes Santo, las dos Pascuas (que nadie sabe qué conmemoran), la Asunción de la Virgen, la Inmaculada Concepción (¡que ya tiene mérito!) y Sant Esteve.

En la plaza de Sant Jaume ya pueden empezar a hacerse a la idea de que con Jaume ya tienen bastante y los usuarios actuales del gobierno de la Generalitat deberían ir pensando nombres para los salones de Sant Jordi y Verge de Montserrat, aparte de ir cerrando la capilla de Sant Jordi. Para el Ayuntamiento también tengo deberes. Hace muy bien Ada Colau en no ir a misa en las fiestas de la Mercè, pero ¿qué hacemos con las patronas: la Virgen de la Mercè y Santa Eulàlia?

En fin, que trabajo hay en abundancia si queremos una República catalana laica.

¿Somos revolucionarios de verdad o de medio pelo?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

HOY DESTACAMOS

Deja un comentario