Más de cien muertos en 30 kilómetros

El último accidente a la C-55 eleva a 101 las víctimas desde el 2000
Darrer accident a la C-55
Darrer accident a la C-55

Son sólo treinta kilómetros de carretera dónde, en los últimos catorce años, han muerto 101 personas. La C-55, en su tramo entre Manresa y Abrera, es, desde hace años, una de las vías con más siniestralidad de Cataluña, pero las autoridades continúan remendando el trazado en vez de desdoblarlo o de facilitar el acceso a la autopista C-16 que sigue un trayecto paralelo.

La vecina de Abrera, Lídia Maria G.B, de 46 años, que murió el sábado en el punto quilométrico 6 de la C-55, en el término de Olesa de Montserrat, en dirección Manresa, es la víctima 101 en este tramo desde el año 2000. En este periodo ha habido 344 heridos graves y 1.824 heridos leves, según datos de la plataforma vecinal ‘No más muertos en la C-55’.

El Gobierno reconoce la imposibilidad de desdoblar este tramo por falta de dinero. Mientras la consejería de Territorio estudia la posibilidad de conceder la gratuidad de la autopista a los vecinos de la Cataluña central, el consejero Vila ha anunciado nuevos parches para reducir la siniestralidad que consisten en la implementación de rotondas que ralentizarán todavía más la circulación de una vía que triplica el tráfico de vehículos que recomienda la Unión Europea para desdoblar carriles.

El retraso del tránsito y la siniestralidad obligan a muchos conductores, los que se lo pueden permitir, a circular por los 18 kilómetros de la C-16, la segunda autopista más cara del Estado.

‘No más muertos en la C-55’ ha impulsado una acción que consiste en enviar un tuit al consejero de Territorio, Santi Vila (@SantiVila) cada vez que haya un accidente, una retención o cualquier otra situación anómala a esta carretera.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides