«Can Vies acabará siendo la tumba de Xavier Trias»

¿El Parlament sintoniza con la realidad?
Forma parte de la democracia representativa, pero ahora está en cuestión porque la matriz parlamentaria es como la del siglo XIX. La sociedad ha cambiado radicalmente y ahora estamos en una situación de absoluto cambio de la democracia, donde el pueblo tiene que decidir. Es cierto que en según que temas hay mucha lentitud, pero tampoco hace falta la política microondas. El Parlamento tiene mecanismos para hacer cosas de urgencia, así reformaron el artículo 135 de la Constitución.

¿ICV-EUiA tiene miedo de Podemos?
En las Europeas, donde más baja el PSC es donde más votos ha ganado Podemos. Un voto que, además, básicamente venía de la abstención. Nosotros hemos doblado o triplicado resultados, por lo tanto, lo más importante es tener la visión que la izquierda del Partido Socialista ha crecido y mucho. No nos da miedo, para mí es una oportunidad. Ahora es el momento de cambiar las cosas. Tenemos que cambiar la mentalidad. Tenemos que ir a ganar y no a sacar uno o dos diputados más.

¿La PAHC es el síntoma más claro de la incapacidad política y financiera para resolver las necesidades de la gente?
Uno de los balances del Gobierno de izquierdas es que se tiene que aprender una lección: no puedes cambiar las cosas si no tienes una sociedad de base movilizada. Otra lección es que las izquierdas transformadoras no tienen que ganar sólo el Gobierno, sino también el poder. La PAH es una asociación de ayuda mutua para hacer frente a un problema que tiene una serie de gente que les echan de su casa, pierden la vivienda y encima arrastran una deuda exagerada durante toda su vida. Es un ejemplo brutal de como el poder ha utilizado las leyes en beneficio de muy pocos. Valoro la movilización y la desobediencia hacia el poder económico, legal y judicial de la PAH. Este es el gran efecto que han conseguido los activistas de la Plataforma: visibilitzar la injusticia de todo un sistema y reforzar la ayuda mutua entre los perjudicados.

¿Can Vies responde también a esta indignación?
Sí, y después de una semana en que el Ayuntamiento ha dado marcha atrás se ha visto que el conflicto se podría haber resuelto sin el desalojo y todavía menos, sin la demolición.

¿Sin los disturbios, Can Vies sería ahora un solar?
Esta es una de las lecturas que hacen desde diferentes posiciones ideológicas. La realidad es que ha habido una indignación muy grande y una movilización masiva por cómo ha actuado el Ayuntamiento. Ha habido una voluntad de ganadores y perdedores.

Sí, pero ni manifestaciones ni recogida de firmas… si no hay disturbios no se para la demolición.
Estoy de acuerdo, pero no sabría decir en qué porcentaje. Por ejemplo, la carta de Manel Castells en ‘La Vanguardia’ retirando el apoyo al alcalde, seguro que cayó como una bomba. Nos fijamos en las consecuencias pero también nos tenemos que fijar en los porqués. La primera violencia no es la excavadora destruyendo, sino la última reunión entre las partes. Un fracaso de gestión que ha tenido y que tendrá consecuencias. Al final, Can Vies acabará siendo la tumba de Xavier Trias.

¿Panrico tiene solución?
La Generalitat y los Mossos han actuado muy mal con los trabajadores de Santa Perpetua. Ya empezaron con muy poca legitimidad porque rompieron el derecho de huelga y se pusieron del lado de la empresa. Los trabajadores ya habían aceptado dos rebajas salariales y ya había habido despidos, por lo tanto, ya se habían estrechado el cinturón. Y ahora les exigían cobrar por debajo de los 1.000 euros cuando la empresa pasaba a tener beneficios a expensas de sus recortes. Sufren una violencia legal e institucional. Situaciones de miseria como las que plantea la dirección lleva a luchas desesperadas.

LEE LA ENTREVISTA COMPLETA EN EL TRIANGLE DE ESTA SEMANA

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides