¿Quién se queda con las cuatribarradas abandonadas?

Observando los actos electorales de CiU y ERC, los dos grupos políticos que gobiernan en Catalunya y que la están conduciendo hacia la independencia, debemos concluir que la bandera cuatribarrada ya no les interesa. En sus mítines, las banderas de cuatro barras rojas sobre fondo amarillo han sido sustituidas por las esteladas. Tantos años cantando a la señera y, ahora, la han guardado en el armario. Se identifican con la bandera de la estrella dentro del triángulo y la otra ya es historia.

¿Qué debemos hacer con la cuatribarrada? Todavía ondea en los ayuntamientos y aparece en los actos oficiales del gobierno catalán, pero si se cumplen las expectativas del tándem CiU-ERC de aquí a no demasiado tiempo será sustituida por la estelada. ¿Alguien recogerá las banderas abandonadas, ignoradas, como los juguetes viejos que se olvidan en el fondo de los cajones?

Entre los sectores no independentistas está empezado a debatirse la posibilidad de utilizar la cuatribarrada como elemento de identificación. Actualmente, mirando los balcones sólo podemos medir el peso de los partidarios de la independencia. Pero no sabemos cuántos no lo son, porque no tienen ninguna bandera para colgar en sus ventanas. Hay algunas banderas españolas monárquicas pero son muy pocas y, por ejemplo, son insuficientes para representar a los que apuestan por el federalismo o para quedarse, poco más o menos, como ahora.

Si este último colectivo decidiera identificarse con la bandera catalana de toda la vida, podríamos levantar la cabeza y hacer números de qué resultado podría dar una consulta como la prevista para el próximo 9 de noviembre. ¡Y a buen seguro que sería más de fiar que las encuestas del Centro de Estudios de Opinión de la Generalitat!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

HOY DESTACAMOS

Deja un comentario