El éxito de la ‘sincro’ deja paso al auténtico Mundial de natación

En la primera jornada, los grandes triunfadores han sido el equipo francés del relevo 4x100 libres, la adolescente estadounidense Katie Ledecky y el chino Yang Sun
Mundials Natació
Mundials Natació

Los Campeonatos del Mundo de Natación Barcelona 2013 afrontan la segunda y definitiva semana de la competición. Los primeros diez días de los Mundiales han servido para calentar motores, con la sincronizada, los saltos y las aguas abiertas como principales puntos de atención. Desde este domingo, la natación en línea ha tomado el Palau Sant Jordi, y con ella han desembarcado en la capital catalana los mejores atletas acuáticos de la actualidad.

 

La competición de natación sincronizada ha sido la máxima protagonista de la primera semana de Barcelona 2013, con un éxito prácticamente sin precedentes en lo que respecta al deporte femenino catalán y español. A los triunfos del equipo que entrena Esther Jaumà -siete medallas, una por cada disciplina-, se tiene que añadir un hecho casi histórico: los dos últimos días de competición más de 16.000 personas llenaron el Sant Jordi para seguir un deporte que hace 10 años pasaba desapercibido.

 

Además del dominador equipo ruso que comandan las dos Svetlanes, Romaixina y Kolesnixenko, la gran estrella de este Mundial del deporte antes conocido como ballet acuático ha sido la barcelonesa Ona Carbonell, que marcha de vacaciones con siete medallas -3 platas y 4 bronces- colgadas del cuello.

 

Hay que destacar también la trascendencia mediática de la competición de saltos, con las imágenes de los saltadores con la ciudad de fondo dando la vuelta al mundo, como ya lo hicieron en los Campeonatos del Mundo del 2003 y en los Juegos Olímpicos de 1992.

 

Pero a pesar de la repercusión que la natación sincronizada tiene en nuestro país, fruto de la cosecha de medallas olímpicas, el auténtico Campeonato del Mundo de natación empieza ahora. Y esto puede verse en las gradas de prensa, con más de dos mil periodistas acreditados venidos de todo el mundo.

 

En la primera jornada, los grandes triunfadores han sido el equipo francés del relevo 4×100 libre, la adolescente estadounidense Katie Ledecky, campeona de los 400m libres, y el chino Yang Sun, primero nadador del gigante asiático que se corona campeón de los 400m libres masculinos.

 

Y en esta primera jornada de natación no ha faltado un éxito local, prácticamente inesperado. La no clasificación de Mireia Belmonte para la final de los 400 libres parecía dejar sin opciones a la delegación española, hasta que ha aparecido Melani Costa Schmidt. La palmesana ha sorprendido a todo el mundo y siguiendo el ritmo del prodigio Ledecky, ha ganado una medalla de plata que tiene sabor a oro.

 

A Belmonte, doble medallista olímpica y referente de la natación española, le quedan todavía cinco opciones de luchar por las medallas. En la jornada matinal del lunes, la badalonina ha sellado su paso a la final de los 1.500 metros con el cuarto mejor tiempo. No ha podido hacer el mismo la barcelonesa Èrika Villaècija, que en su última competición de élite no ha conseguido acceder a la final.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides