«Las empresas que tienen líneas de producción militar han recibido 19 millones de euros en ayudas los últimos 10 años»

El último informe del Centro Delàs por la Pau, de la entidad Justicia i Pau, titulado 'La industria militar, un deseo insatisfecho', hace un repaso exhaustivo de las empresas catalanas que están ligadas a la industria de las armas. La producción militar exclusivamente catalana está en manos de 35 empresas, ocupa a 478 personas y factura 124 millones de euros, aproximadamente.

Sense títol
Sense títol

En los últimos años se ha incrementado el sector empresarial ligado a la industria catalana de armas?
Ha disminuido. En realidad, tal como indica el título del informe, ha disminuido a pesar de la apuesta que se ha hecho desde el Govern de la Generalitat por la instalación de un polo aeronáutico. Una apuesta que se ha hecho sin tener en cuenta que este sector tiene un doble uso, porque está ligado al sector militar. En Catalunya se hizo este impulso, que prácticamente ha fracasado porque las empresas que configuraban este polo aeronáutico, como un centro que pretende impulsar esta expansión, no ha acabado de prosperar. Esto también está ligado a la crisis. El Ministerio de Defensa adquiere menos armas y, por lo tanto, las industrias repartidas por toda la península que fabrican armas también ha disminuido. La principal industria se ha visto afectada. La producción aeronáutica ha disminuido del 5 al 2%.

 

La industria de las armas recibe subvenciones públicas del Govern?

En los últimos años las ayudas públicas a todo el sector industrial militar han ido aumentando, pero concretamente han disminuido el 2010 y el 2011. Con la crisis, la Generalitat ha dado menos ayudas a las empresas. Todas las industrias que hay en Catalunya tienen una producción militar muy exigua. La principal actividad es civil, pero las que tienen líneas de producción militar reciben ayudas. En los últimos 10 años han recibido 19 millones de euros en ayudas. Una cifra que se ha duplicado respecto los 10 años anteriores.


Hay algún sector político que tenga interés al potenciar la fabricación de armas en Cataluña?

No puedo hablar de lobby industrial militar en Cataluña. Las industrias está claro que tienen interés y no tienen escrúpulos para fabricar lo que sea y para quién sea. La Generalitat no ha tenido un sentido ético para preocuparse del hecho de que la aeronáutica fabrique aviones militares. No hay un sector político interesado en este sentido. En la época de Pasqual Maragall hubo un interés a potenciar el sector aeronáutico. Catalunya optó a fabricar el helicóptero Tigre y al final el ministro de Defensa, José Bono, consiguió que esta fábrica se desplazara a Albacete. Después hubo una propuesta para conseguir que se fabriquen los helicópteros Drons en Catalunya, pero de momento no ha llegado, y es más que probable que se haga en la fábrica de la empresa Eads, en Sevilla. Y la empresa catalana Gtd se quiere presentar para fabricar un vehículo blindado, afiliándose con la compañía francesa Nexter.


Algún fabricante de armas potente ha intentado hacerse un lugar en Catalunya?
Gtd es la más importante que ha intentado hacerse un lugar en Catalunya. La más importante que tenemos en Catalunya es Indra, que tiene un edificio en el [email protected] del Poblenou y no sabemos exactamente que hacen. Fabrican todos los componentes de todo el armamento español: misiles, tecnologías de sistemas de vigilancia, simuladores de vuelos, etc. Un 20% de la producción de este año de Indra se ha dedicado a la industria militar, y factura más de 500 millones de euros al año sólo en este tipo de producción.


En el informe también explica qué empresas catalanas están relacionadas con la industria de las armas. Llama la atención el caso de Applus?

El caso de Applus es el más llamativo porque detecta un 60% de las verificaciones de vehículos de Catalunya, y fue licitada en la época armamentista. Applus es una empresa del grupo Carlyle, que es uno de los grupos de capital riesgo de inversiones más conocidos del mundo. Tiene diversificadas las líneas de negocio en muchos ámbitos y es el máximo accionista de Applus. Applus también verifica armas y fragatas de la armada española y presta servicios tecnológicos a la industria militar. Entre los accionistas de Applus hay la familia George Bush, la familia Bin Laden, gente como el especulador financiero George Soros y el exprimer ministro británico, John Mayor. El presidente de Carlyle es Olivier Sarkozy, el hermano del expresidente de Francia. Es un grupo muy potente. Ha llegado a Catalunya y se ha quedado. Que los catalanes sepan que cuando traen su vehículo a Applus están dando ganancias a familias que impulsaron la guerra preventiva en Irak.


Por otro lado, también hay empresas catalanas que fabrican material para desactivar minas antipersona…
Esto es loable, pero la contradicción es que se tengan que montar estas empresas cuando no haría falta. No es criticable, pero entra dentro del ámbito militar porque si no se hubieran fabricado las minas entonces no haría falta desactivarlas. Muchas de las empresas que fabrican las minas son las mismas que fabrican un servicio de postventa para desactivarlas, pero en el caso de estos catalanes no es así. En este caso hay que apoyarlos.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides