Ambulàncies amb taurons

La Conselleria de Salut de la Generalitat està ultimant la convocatòria d'un concurs públic que, atesos els forts interessos empresarials i polítics en joc, aixecarà polseguera: es tracta de la concessió, per als propers deu anys, del servei d'ambulàncies, tant per a les urgències com per al transport programat de pacients. Hi ha en joc un pastís d'uns 2.000 milions d'euros, al qual molts intenten clavar-hi les dents
Ambulàncies
Ambulàncies

En los últimos meses, el sector de las ambulancias en Catalunya ha vivido fuertes convulsiones. En la perspectiva del próximo concurso, que ya ha recibido luz verde del CatSalut, se han producido importantes movimientos corporativos en algunas de las empresas que, hasta ahora, vienen prestando el servicio. Por otro lado, los recortes presupuestarios que ha practicado la Consejería de Salud han repercutido directamente sobre los trabajadores del sector, que han visto reducir su sueldo un 18,8%, además de sufrir duros recortes de plantillas. Esta crispación se visualizó, a principios del pasado mes de agosto, con el incendio intencionado de seis ambulancias (ver EL TRIANGLE n. 1122) y con la convocatoria de una huelga de cuatro días en septiembre. El pasado lunes día 14, los sindicatos también se han manifestado por las calles de Barcelona, hasta la plaza de Sant Jaume, en protesta por la degradación de las condiciones de trabajo de los 4.800 empleados del sector.

El fraude de Ambuibérica

Si hasta ahora son 17 las empresas que se reparten el servicio de transporte sanitario en Catalunya, la intención de la Consejería de Salud es concentrarlo en pocas manos. Tres grandes compañías aspiran a llevarse el gato al agua, marginando a las empresas locales que, tradicionalmente, han cubierto este servicio. Para ello han ido tomando posiciones, con la compra o absorción de sus competidoras.

El caso más emblemático es Ambuibérica, una empresa con sede en Valladolid y estrechamente ligada al PP, que se ha convertido en la más importante del Estado español gracias a su agresiva política de precios, ligada a los severos recortes salariales y de plantillas que aplica. Ambuibérica está participada por el fondo de capital riesgo ProA Capital y no duda en ampliar su cuota de mercado, aunque los sindicatos estén especialmente quemados por su abuso de contratos de formación en precario.

Ambuibérica se introdujo en Catalunya en 2011 con la compra de Ambulancias Reus, una de las adjudicatarias del anterior concurso. En esta operación contó con el asesoramiento de Xavier Pomés, ex consejero de Salud de la Generalitat y, hasta antes del verano, presidente del hospital de Sant Pau. Asimismo, es consejero del Hospital Clínico y del Hospital de Sant Joan de Déu. Esta doble actividad privada/pública del ex consejero Pomés, que se presta a muchas confusiones y malentendidos, ha merecido duras críticas de la oposición parlamentaria, que, a través del diputado Josep Vendrell, ha pedido su cese.

Sin embargo, Ambuibérica -que tiene concesiones en Galicia, Navarra, Castilla y León, Castilla-La Mancha y Aragón- afronta un grave contratiempo. La Diputación General de Aragón ha detectado la sistemática facturación de servicios no realizados por parte de AmbuibÉérica y ha decidido rescindirle el servicio. El volumen del fraude cometido con facturas falsas asciende a 178.176 euros y ello, además de suponer la pérdida de la concesión, ha provocado un grave quebranto a la imagen pública de la empresa vallisoletana.

Desembarcan los daneses
Otro grupo que, en la perspectiva del concurso, ha tomado posiciones en Catalunya es la multinacional danesa Falck, líder mundial en flota de ambulancias, con más de 30.000 trabajadores en 35 países. El pasado año, Falck compró el 75% de la división de ambulancias del Grupo Vicente Lázaro, que presta el servicio en la comarca del Vallès Oriental. Además, Vicente Lázaro es el presidente de la patronal del sector, Acea.

La tercera empresa en discordia es TSC, que resultó la gran vencedora del anterior concurso al copar el 36% del mercado. Inicialmente participada por Agrupació Mútua y Cruz Roja, esta compañía fue adquirida en 2011 por la familia Bonomi, a través de Investindustrial.

Después de la enorme estafa perpetrada en Picking Pack, los Bonomi han vuelto a la carga y, entre otras empresas, se han quedado con el control de Port Aventura, de la telefónica Euskaltel o del fabricante de coches Austin Martin. Sin embargo, los Bonomi han mantenido al frente de TSC a Maria Lluïsa González que, durante muchos años, ha cortado el bacalao en el sector de las ambulancias en Catalunya. ProA Capital, los daneses de Falck y los Bonomi se aprestan a una lucha sin cuartel por el reparto de estos 2.000 millones. Esperamos que no necesiten una ambulancia…

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deixa un comentari

Notícies més llegides