El gobierno central ha iniciado la retirada de recursos que había presentado el anterior ejecutivo del popular Mariano Rajoy contra diferentes leyes aprobadas por el Parlamento de Cataluña. El primer recurso retirado es el que hace referencia a la ley de universalidad sanitaria que aprobó el Parlament en junio de 2017. Esta ley fue aprobada después de que el gobierno central del PP, con Mariano Rajoy, modificara la ley de sanidad universal y dejara sin cobertura sanitaria diferentes sectores sociales, y en concreto, los inmigrantes indocumentados aunque estuvieran empadronados.

En respuesta, el Parlamento aprobó una ley que enmendaba esta carencia de cobertura sanitaria para los inmigrantes. La aprobación de la ley catalana al Parlament provocó que el ejecutivo de Rajoy presentara recurso y que el Tribunal Constitucional dictara una suspensión sobre doce artículos de la ley catalana. Se da la circunstancia que el gobierno del socialista Pedro Sánchez ha decidido volver a hacer universal la sanidad, y por lo tanto considera que la ley catalana no es inconstitucional.

Con la retirada del recurso a la ley catalana de sanidad universal el gobierno central inicia la retirada de recursos, después de estudiarlos uno por uno, contra leyes catalanas tal como se comprometió ante el gobierno de la Generalitat. El gobierno catalán tiene actualmente hasta doce leyes suspendidas con temas tan variados como la ordenación del comercio, el cambio climático, la protección contra los desahucios o la regulación de los clubes cannábicos.