El Tribunal Supremo (TS) ha confirmado que es competente para juzgar los delitos de rebelión y malversación de caudales públicos en la causa contra el proceso independentista. La decisión a sido tomada por unanimidad de los miembros del Supremo, quien también han decidido que los procesados acusados de desobediencia pasen a ser juzgados por el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC).

Así, la Sala de lo Penal del TS juzgaráa  Oriol Junqueras, Raül Romeva, Josep Rull, Jordi Turull, Jordi Sànchez, Jordi Cuixart, Joaquim Forn, Dolors Bassa, Carles Mundó, Meritxell Borràs y Santi Vila, todos ellos miembros del ejecutivo de Carles Puigdemont, y a Carme Forcadell, quién fue presidenta del Parlament. Mientras que el TSJC juzgará a Lluís Maria Corominas, Anna Simó, Ramona Barrufet, Joan Josep Nuet y Lluís Guinó, todos ellos miembros de la anterior Mesa del Parlament, y a Mireia Boya, quién fue diputada de la CUP.

El alto tribunal considera así que es competente para juzgar a los líderes independentistas que se encuentran en la prisión, argumentando que entre los procesados hay miembros aforados y que el delito afecta a todo el territorio nacional, yendo más allá del ámbito de Cataluña.

Las defensas de los acusados tienen ahora diez días para presentar los escritos en los cuales pedirán la libre absolución de sus clientes al considerar que la organización de la consulta independentista del 1-O forma parte del derecho a voto y de los derechos políticos de los procesados. Está previsto que el juicio empiece a finales de enero o principios de febrero.