El ayuntamiento de Sant Cugat del Vallès ha reaccionado con rapidez a la publicación del auto del juez José de Mata sobre el caso conocido cómo del 3% y su alcaldesa, Mireia Ingla, ha anunciado, este viernes 31 de julio, que se presentará como acusación particular en este proceso. Se sumará, así, a las tres partes acusadoras que había hasta ahora: el ministerio fiscal, el ayuntamiento de Barcelona y la CUP.

De Mata quiere procesar a 31 personas físicas y 16 de jurídicas –entre ellas, CDC, y el PDECat- por 'organización criminal, cohecho, blanqueo de capitales, tráfico de influencias y fraude a las administraciones públicas. "La manera más honesta y contundente de defender los intereses de la ciudad y de su gente es que nuestra institución comparezca en este procedimiento judicial", ha dicho la alcaldesa.

Mireia Ingla considera que el ayuntamiento de Sant Cugat del Vallès ha sido perjudicado por las operaciones urbanísticas en las cuales el juez ve actuaciones delictivas y desvío de dinero hacia CDC, el partido que ha gobernado la ciudad en los años analizados a la investigación judicial. Lluís Miquel Recoder fue alcalde de la ciudad entre los años 1999 y 2010 y Mercè Conesa, que lo relevó, pasó el 2018 a presidir el Puerto de Barcelona, Ambos accedieron al cargo en representación de CDC. Ingla (ERC) puso fin a 32 años de gobierno municipal convergente gracias al apoyo de sus concejales y de los del PSC y la CUP después de las elecciones municipales del año pasado.

El ayuntamiento de Sant Cugat hace un año que entrega documentación a la Fiscalía por asuntos de presuntas irregularidades cometidas durante los mandatos convergentes. Uno de los casos implica a Jordi Turull, exportavoz del Gobierno de la Generalitat condenado a 12 años de prisión por su participación en la organización del referéndum del 1 de octubre. Turull fue gerente del ayuntamiento de Sant Cugat del Vallès bajo el mandato de Lluís Miquel Recoder y dejó el cargo al ser elegido diputado del Parlament de Catalunya en 2004.

"Estamos cansados y tristes de ver el nombre de Sant Cugat ligado a casos de presunta corrupción y mala praxis", se lamenta la alcaldesa en el comunicado donde ha dado a conocer que el ayuntamiento se personará como acusación en el juicio del 3%. El Pleno municipal ya pidió, en mayo, la dimisión de los consejeros de la Generalitat Damià Calvet y Jordi Puigneró que fueron concejales del gobierno de la ciudad en la etapa donde el juez De Mata ha encontrado indicios de delito.