Jordi Graupera, el alcaldable de Barcelona és Capital (BCap), una candidatura surgida de las primarias independentistas que él mismo propuso y que la ANC impulsó, ha obtenido 27.807 votos, un 3,72%, y no entra en el Ayuntamiento.

El filósofo, representante de la línea dura del independentismo, ha reconocido que "no es el resultado que queríamos" y que "no los hemos logrado". "El resultado nos obliga a pensar la nuestra —mi— relación con la política del país. Hemos hecho la mejor campaña posible y lo hemos conseguido. Pero no hemos venido a rendirnos". "Tenemos que hacer una reflexión de cara a las elecciones al Parlament", ha reflexionado en Catalunya Ràdio spbre el futuro.

Su interpretación de los resultados es que la gente de Barcelona "ha votado paz, ha votado por unos partidos que, con sus acciones y sus palabras, piden cerrar el ciclo histórico del 1-O con una rendición, con un retroceso". "Vienen tiempos difíciles. Barcelona tendrá que competir con las grandes capitales con pocas herramientas. Por eso tenemos que continuar y continuamos", ha vaticinado.

Graupera, que considera que Cataluña es una "nación ocupada", se había presentado a los comicios con el compromiso de invertir el capital político que obtuviera en "retirar al Estado" de Barcelona. "Hoy los barceloneses nos jugamos los próximos 30 años: una ciudad sometida o una ciudad libre", había vuelto a plantear este domingo.

Ya con los resultados en la mano, ha insistido en que "con estas ideas y partidos la política catalana no camina hacia la independencia, sino hacia la administración de la provincia y el reparto de las instituciones entre los partidos políticos y sus redes de clientes".