La retirada del monumento franquista levantado en el río Ebro dentro del municipio de Tortosa ha recibido este martes el apoyo mayoritario del pleno del ayuntamiento de la localidad. Todos los grupos del consistorio, salvo el de Ciudadanos , se han pronunciado en este sentido en respuesta a dos preguntas planteadas por la Comisión contra los Símbolos Franquistas de Tortosa, promotora de la retirada.

Esta comisión no sólo pretende que se descatalogue el monumento, sino también que se modifique el nomenclátor borbónico y se retiren los honores al rey de España, Felipe VI de Borbón, y que él y su familia sean declaradas persona non grata. Ester Baiges, portavoz de la comisión, ha indicado que la retirada del monumento es ahora más factible en el que ha considerado un "nuevo escenario" marcado por la nueva ley de memoria histórica que prepara el Parlamento catalán, que se prevé que incluya una mención a la retirada del monumento de Tortosa.

Se trata de la primera vez que los regidores de Tortosa se manifiestan mayoritariamente a favor de la retirada del monumento franquista. En 2016, una consulta ciudadana no vinculante en la que participaron un 29,73% de los habitantes mayores de 16 años prefirió, por un 68% de los votos, que el monumento se mantuviera en el río Ebro. Baiges consideró entonces que la consulta era "un insulto a los valores democráticos".