El último gobierno del PP, con la presidencia de Mariano Rajoy, usó fondos reservados para pagar a agentes de los Mossos d'Esquadra que eran confidentes del Cuerpo Nacional de Policía para que informaran de los planes de los mandos de la policía catalana para colaborar con la Generalitat en la independencia de Cataluña, según avanza El Mundo.

Con las informaciones de los mossos confidentes la Policía Nacional recibió todos los detalles de los mandos de la policía de la Generalitat que estaban colaborando activamente con el ejecutivo de Carles Puigdemont para el proceso independentista, y se hicieron toda una serie de informes en los cuales se identificaba a los mossos que tendrían que ser relevados si el gobierno central intervenía la policía catalana.

También se ha destapado que se pagaron hasta 40.000 euros en relación a dispositivos de seguimientos policiales a agentes de Mossos d'Esquadra que se dedicaban a espiar a dirigentes políticos, básicamente del PP, como sería el caso del exministro del Interior, Jorge Fernández Díaz.

Se da la circunstancia que toda esta información ha salido a la luz pública después de que el Ministerio del Interior haya desclasificado el pago de fondos reservados. El ministerio que dirige Fernando Grande-Marlaska ha enviado a la Audiencia Nacional documentación en la cual hay pagos con fondos públicos bajo el concepto genérico de "Mossos".

Los pagos fueron autorizados por la Dirección Adjunta Operativa (DAO) y la Secretaría de Estado. La documentación sobre los pagos a los mossos confidentes que ha llegado a la Audiencia Nacional estaba mezclada con otros documentos vinculados a la operación Kitchen en la cual se investiga el desvío de dinero público para espiar y robar documentación al extesorero del PP, Luis Bárcenas.