El deterioro de la atención primaria beneficia la privatización

Madrid, Andalucía y Cataluña son las comunidades autónomas que menos presupuesto le están destinando por habitando el 2024

El conseller de Salut, Manel Balcells, va comparèixer l’1 de febrer passat al Parlament, on el nou model de pediatria a la primària va centrar el debat

El deterioro progresivo de la atención primaria está favoreciendo un proceso de privatización que no para de crecer. Según el Barómetro Sanitario del 2023, que publica el Ministerio de Sanidad desde el 1993, se ha doblado el número de personas que disponen de un seguro privado, ya sea de forma individual o a través de la empresa. Si en 2015 la cifra era del 13,7%, ahora ya es del 30,9% en España. A pesar de que 7 de cada 10 españoles prefiere el sistema público en todos los niveles asistenciales, este 30,9% optan por la contratación privada por “la rapidez con la cual lo atienen”, según publica el Barómetro. En este sentido, un estudio elaborado por la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Salud Pública concluye que existe una relación lineal entre el número de días de demora a acceder a la cita médica a la atención primaria y las personas que se apuntan a un servicio privado.

En declaraciones a EL TRIANGLE, José Manuel Aranda, representando de la Federación y vocal de atención primaria a la Associació de les Illes Baleares, afirma que “cuando vas a tu médico y te dan una cita para de aquí a doce días, tienes que buscar otros recursos. Si la atención primaria no funciona, la privatización aumenta. La relación es lineal, y la media de demora en España es de 9,12 días y de más de 12 días en Cataluña, según el Barómetro”. Por lo tanto, según Aranda, “con un servicio potente de atención primaria, la privatización se para. Pero el capital privado ha visto que la salud es un gran negocio, y ha desplegado una estrategia a largo plazo, que influye a los gobiernos”.

Según el estudio de la Federació d’Associacions per a la Defensa de la Sanitat Pública sobre los presupuestos sanitarios para la atención primaria de las comunidades autónomas, el 2024 todas están muy lejos del 25% óptimo que tendrían que lograr y la media no supera el 15%.

Cataluña ha aumentado el presupuesto público en los últimos tres años, y ahora se sitúa en el 16,8%, pero ocupa el sexto lugar en el ranking, que lidera Extremadura con el 18,6%. Si se analiza el presupuesto por habitante el 2024, Extremadura continúa siendo la primera comunidad, con 402 euros por habitante. En cambio, Cataluña baja a la doceava posición, puesto que destina 264,8 euros por habitante, un 65% menos que los extremeños. Según el médico de familia José Manuel Aranda, el estudio evidencia “la importantísima desigualdad que existe entre comunidades” tanto en el que destinan al conjunto del sistema como la atención primaria. Por Aranda, “de acuerdo con diferentes indicadores, Madrid, Andalucía y Cataluña” son las comunidades que más los preocupan como Federació. “Cataluña se gasta alrededor del 15%, pero es de las comunidades autónomas que menos invierte en sanidad pública y un presupuesto más bajo destina”, indica el profesional. Otro elemento de alarma para la Federació es la tendencia privatizadora, y para Aranda “los Gobiernos del PP en Madrid y Andalucía están tendiendo a privatizar, y no les preocupan los servicios públicos”.

En cuanto a Cataluña, el representante de la Federació lamenta que esté perdiendo un sistema que era de los mejores de España, pero, a diferencia de lo que pasa a Madrid con la Marea Blanca o en Andalucía con la movilización de los profesionales, “las demandas de la población catalana son menos reivindicativas, y se deja morir el sistema despacio, porque el grado de cobertura privada es más alto”. En caso de continuar con esta “carencia de financiación crónica que se alarga desde hace 15 años, habrá consecuencias graves”.

Entre los problemas que está generando esta carencia de financiación pública, la Federació de Associacions per a la Defensa de la Sanitadt Pública destaca el deterioro de las condiciones de trabajo de las plantillas y de la capacidad de desarrollar sus proyectos profesionales. Esto se concreta en carencia de material técnico para desarrollar el trabajo, como puede ser disponer de un bisturí eléctrico para poder hacer cirugía menor, o bien cubrir las bajas laborales o los turnos de vacaciones. A consecuencia del deterioro de las condiciones de trabajo, José Manuel Aranda indica que se genera una desvinculación de los profesionales de sus centros de trabajo, y también el abandono de los profesionales de la atención primaria, hecho que provoca que ahora muchas plazas no se puedan cubrir, tanto a zonas rurales como las grandes ciudades.

Además del incremento de recursos en todas las categorías profesionales, la Federació defiende un principio básico de la atención primaria, que es la accesibilidad al sistema. Para Aranda, un grave problema por la primaria son las demoras. “Esto no había pasado nunca, y se pide la demora cero a la hora de tener la cita médica, porque la base del modelo de la atención primaria es la continuidad asistencial y la accesibilidad. No puedes pedir cita con tu médico, y que tarden una media de nuevo días. Es intolerable, y esto nos está pasando después de la covid, cuando el número de profesionales es el mismo que antes de la pandemia. Aquí veo responsabilidades compartidas”. Por una parte, de la Administración, que tiene que contratar bastante profesionales para cubrir las cuotas, pero también formar los profesionales para que las sepan gestionar. No es lo mismo un ambulatorio con una gran demanda asistencial que otro con una amplia cobertura privada y baja demanda. Por otro lado, los mismos profesionales también tienen que saber gestionar su demanda, y esto se aprende cuando se hace la especialidad de médico de familia durante los cuatro años de formación.

Para evitar la destrucción del modelo, las soluciones no son fáciles, y no todo pasa para incrementar el presupuesto público hasta el 25% y ya está. Hay que tener claro cuáles son las prioridades, y Aranda considera que la vinculación de los profesionales con su centro de atención primaria es clave. “Nosotros no tenemos una técnica específica, somos especialistas en personas. La población que atiendo determina mi cartera de servicios, y necesito un proyecto que resuelva las necesidades de la comunidad que atiendo. No hay atención primaria, sin proyecto. La gente no se apunta porque no hay proyecto, y si quiero recuperar los profesionales, el primer paso es generar un proyecto”. Para Aranda, ya hay centros que lo tienen, y si las administraciones apuestan por mostrar estas buenas prácticas, se puede empezar a avanzar y recuperar el modelo de éxito perdido.

Puedes leer el artículo entero al número 1565 de la edición en papel de EL TRIANGLE.

(Visited 181 times, 1 visits today)
Facebook
Twitter
WhatsApp

avui destaquem

Deja un comentario