Xavier Vendrell (‘Índigo’) y Oriol Soler (‘Rigoberta’), los dirigentes del Tsunami

Carles Puigdemont i Marta Rovira eran puntualmente informados de las acciones que hacían los pelotones organizados y movilizados a través de esta plataforma

Xavier Vendrell

Tsunami Democràtic no era un bloque uniforme que acataba órdenes provenientes de una cúpula de hierro. Los líderes independentistas que estaban al frente de esta plataforma eran incapaces de mantener el control de la gente, que dependía de los diferentes grupos, de tal manera que Tsunami era más parecido al Ejército de Pancho Villa que a un batallón del Ejército napoleónico.

Desde el comienzo, el desconcierto fue total, aunque las redes sociales funcionaron a la perfección y las consignas se transmitieron correctamente para que desde el asalto al aeropuerto hasta los cortes de las autopistas tuvieran un éxito asegurado. Pero la procesión iba por dentro. Xavier Vendrell, el que tenía que ser el jefe operativo de los pelotones, no estaba nada tranquilo. El exsecretario de Organización de ERC y ex conseller de Gobernació usaba para comunicarse las aplicaciones Wire y Threema. A la primera, utilizaba el pseudónimo de Índigo; a la segunda, el de Escobar, un nombre de reminiscencias colombianas, país donde estaba tejiendo un emporio empresarial en aquellos momentos y donde se ha convertido en asesor de Gustavo Petro.

El 3 de octubre del 2019, Vendrell mantuvo una conversación con Marta Rovira, que usaba el alias de Matagalls, a través de Threema. “Intento poner orden, pero en no haber una sensación de mando único, todo el mundo duda de todo. No está siendo fácil. La moral de la tropa está tocada. Pienso que cuando las primeras acciones salgan bien, todo el mundo reaccionará, pero cuesta arrancar”, se quejaba Escobar.

Matagalls le hacía ver que su partido, ERC, estaba “reclutando gente para hacer vuestra acción. Lo están hablando a la dirección”. Dos días más tarde, Vendrell se desesperaba: “Mi gente puede hacerlo sin el apoyo de la estructura, pero no con la estructura en contra. Se supone que lo que hacemos está bendecido por todas las organizaciones. Nos estamos encontrando que hay gente nuestra que también es ANC, y que les dicen que no hagan nada que no sean sus movilizaciones”. Y Marta Rovira miraba de animarlo: “El tema Tsunami Democrático no está bendecido por las organizaciones. Algunos hicimos un abuso de nuestra posición un día para bendecirlo”.

Una de las dificultades para coordinar todos los efectivos era, precisamente, que los partidos independentistas iban por libre, igual que las entidades cívicas, ANC y Òmnium Cultural. Con el ANC fueron frecuentes los roces. “Todo el mundo tiene que ser de la ANC. Todos tienen que hacer el curso de NV. Y no se pueden pasar pantallazos de Tsunami que no vengan directamente avalados por la central ANC. El día de la sentencia se llamará a todo el mundo a ir a su punto A”, advertían en sus redes internas los independentistas.

Para la ocupación del aeropuerto, la mano derecha de Xavier Vendrell, el empresario Oriol Soler, usó Òmnium. En una conversación mantenida el 14 de octubre del 2019 con Marcel Mauri, vicepresidente de la entidad (su presidente, Jordi Cuixart, estaba en la prisión), Soler le pedía: “Haría falta que políticos y famosos vayan hacia el aeropuerto y esto solo lo puede montar Òmnium. Un grupo de un centenar de gente importante que vaya, por ejemplo, a las 15.30 horas […]. Tenemos que llevar la gente para que vean que todo el mundo va. Y lo tenemos que hacer rápido. Hacer fotos en Twitter #totsalaeroport”.

Aquel mismo día, fueron captados varios mensajes de Oleguer Serra, consejero ejecutivo de Òmnium, el sobrenombre del cual a Tsunami era Padre Carbasser, pidiendo a famosos que acudieran al aeropuerto el día siguiente y se hicieran una foto allá con Marcel Mauri, una cara conocida del independentismo, para promocionar la acción. “Es necesario que ahora no todo se centre en el aeropuerto; si no, no saldrá bien […]. Hay que activar todo Dios… o esta tarde voy al aeropuerto… famosos diciendo esto… se tendría que montar ahora mismo”, avisaba.

El mismo Soler se comunicaba el 16 de octubre del 2019 con Padre Carbasser, cuando ya habían empezado los disturbios en Barcelona y el centro de la ciudad quemaba como consecuencia de la acción de las guerrillas urbanas promovidas por Tsunami: “Ahora creo que tiene que revisarse la organización de arriba abajo; si no, sufriremos. No cuesta nada hablar un poco […]. Sí, tenemos que hablar de estrategia y organización”, le dice Rigoberta (Oriol Soler) a Padre Carbasser. Dos días antes, los dos habían acordado que a partir de aquel momento todas las convocatorias y comunicados se harían en nombre de Tsunami Democràtic y las diferentes organizaciones se mantendrían calladas.

“Oriol Soler, empresario ligado a mediados de comunicación, participa en el diario Ara y es fundador del grupo cooperativo periodístico Som. Fue detenido e investigado en el marco de la operación Volhov. Además, con alta probabilidad, es usuario de la aplicación Wire, en la cual usó los pseudónimos Rigoberta y Rigoberta2”, dice la exposición razonada que el juez Manuel García-Castellón envió al Tribunal Supremo.

Cada cual por su lado

También es muy reveladora una conversación mantenida entre Xavier Vendrell y Oriol Soler el 17 de diciembre del 2017, poco antes de que empezara el partido de fútbol que enfrentaba en el Camp Nou el FC Barcelona con el Real Madrid. Vendrell había adiestrado sus pelotones para chutar pelotas hinchables dentro del estadio con el mensaje “Spain, seat and talk” y boicotear el partido. Pero una parte de los supuestos chutadors iban por libre y no habían sido entrenados, porque dependían otras organizaciones.

Vendrell.- Tenemos el equipo de Mandela, que ya ha completado 120 personas, todas formadas. Todas han pasado por la sección de formación. A todas se les ha hecho la reflexión, se les ha puesto en situación, se les ha hecho probar todo el que hay que probar… Mandela está en contacto con Poeta Foix. Poeta Foix ha cogido un personaje, de nombre clave Bou, que no sé ni quién es, no sé ni quién es Poeta Foix, pero me es igual, ha cogido un tio que se identifica como Bou, que está con el tema de las bandas, y lo ha puesto a buscar gente para chutar. Se puso a buscar gente para chutar hace muchos días y 24 horas antes aparecen sus chutadors y no están haciendo bien las cosas… bien hechas. Mandela considera que están poniendo en riesgo la operación, porque es gente que no está formada, que no está metida en la situación. No tiene conciencia que…

Soler.- Pues fuera.

Vendrell.- Sí, fuera, pero lo que no tengo claro es que si tenemos una persona que está haciendo la formación, que es una persona que ha hecho todo lo que te puedas imaginar en el campo del Barça y además conoce perfectamente como va todo, etc., […] Esta persona ha tenido enrabiadas, y es quien está formando a todo el mundo… está encuadrando a todo el mundo… y está dando consignas de todo a todo el mundo…

Soler.- Que avancen, órdenes concretas, que quieres… Yo, a tus órdenes.

Vendrell.- Lo más práctico y lo que tú harías, pero tampoco tengo claro si es la manera…, es coger Poeta Foix y decirle “todos los tuyos no chutan y a tomar por culo, dedícate a hacer otra cosa”, pero esto…

[…]

Soler.- Que si tienen pelotas, que si nosotros no queremos, le podemos parar la corriente, ¿o no?

Vendrell.- Si le dicen a Poeta Foix “tu gente no chuta”, no chutará. Pero crea un cisma entre Poeta Foix y Mandela. Entonces, si desautorizamos ante su gente Poeta Foix, generamos esto. Y Poeta Foix tiene un equipo, una red de gente muy potente y no lo podemos quemar. Yo no quiero quemar a nadie. Yo quiero hacer las cosas [ininteligible] […] ponemos en riesgo la operación. Yo no tengo autoridad. Mandela, menos. Y yo tampoco tengo autoridad. Lo debo de haber visto un par a veces en mi vida a Poeta Foix, y además ha estado para discutir cosas. Si me chafas esto, si me chafas esto otro… Creo que tiene una red muy potente, pero es un tio muy joven, que se le escapan las cosas, que no controla bien los temas…

[…]

Vendrell.- Yo no puedo hablar con Gestos y decirle “escucha, dile a Poeta Foix que está haciendo las cosas mal, porque no creo que sea bueno […]. Esta gente, lo que tienen que hacer es ponerse a las órdenes de quienes están coordinando esto, y pueden ser muy útiles y pueden estar al lado haciendo fotografías, por ejemplo…

Soler.- Ya, pero no nos compliquemos la vida, Xavi… ay… Índigo! No nos compliquemos la vida. O sea, es más fácil pararlo ahora que intentar poner la gente a las órdenes, 10 horas antes… […]. Déjamelo probar, y si se arma un follón, te lo digo, ¿de acuerdo?

Vendrell.- Mira de tantear como está el tema. Intentamos evitar una crisis. No generamos una crisis por eso, pero intentamos también que todo el mundo entienda que hay que hacer las cosas bien, y que no pasa nada, que el Poeta ha hecho su trabajo y ha buscado la gente, pero si lo ha encontrado tarde, que tarde no puede ser…

En otra conversación de Vendrell con Sendu Canals, el republicano le recrimina una opinión crítica sobre Tsunami e intenta convencerle de su estrategia. “Desde ERC, todo el mundo es consciente que ser más de los que somos no es una condición suficiente para ganar, pero es condición necesaria. Y, por lo tanto, pensamos que la combinación de una acción política dirigida a sumar más personas al proyecto (la encuesta de La Vanguardia de hoy confirma que el independentismo sigue creciendo) y las acciones para poner en jaque el Estado (pienso que la mejor herramienta es Tsunami), combinadas con el incremento de los apoyos internacionales (en los cuales no se para de trabajar) son el único camino posible. Esta misma mañana le he explicado lo que me dijiste a Marta Rovira. Para nosotros, es importante saber de forma directa lo que piensa la gente”. Ante esto, Canals le contesta: “Lo vuelvo a repetir, por si ayer no quedó claro, nunca he puesto en entredicho todo el esfuerzo, todo el coraje y todo el talento que tú (y otros muchos, pero tú especialmente, porque eres amigo mío) has puesto al servicio de hacer de este un país mejor para todo el mundo”.

La guinda de este desbarajuste vino más tarde, cuando las movilizaciones ya habían acabado en las calles. El empresario gerundense Josep Campmajó, alias Canalla y Ainvar The Druid, que dependía de Vendrell, hablaba con Carles Puigdemont y se quejaba de la actitud de los políticos independentistas. “Se han abierto tantas rendijas que hace aguas. En la calle, todo son facciones. Reflejo del que pasa en el Govern”. Un resumen perfecto de la situación.

*Puedes leer el artículo entero al número 1559 de la edición en papel de El Triangle

(Visited 471 times, 1 visits today)
Facebook
Twitter
WhatsApp

avui destaquem

Deja un comentario