El informe PISA provoca un descalabro político

Los resultados de las pruebas del informe PISA han sido un descalabro para el sistema educativo catalán. El fracaso de los números intentó ser maquillado por el Departament d’Educació, que se excusó, entre otras cosas, en el hecho que había una “sobrerrepresentación de la inmigración”. El secretario de Polítiques Educatives y el director general de Innovació fueron las caras de la reacción, pero la barbaridad era tan grande que transcendió. La polémica no se hizo esperar, y las acusaciones de xenofobia, racismo y excusas de mal pagador no tardaron. Las graves críticas hicieron que la cúpula del Palau de la Generalitat se enfadara mucho con el departamento que lidera Anna Simó. Tanto, que el mismo Pere Aragonès hizo un tuit diciendo que no valían excusas y forzó la consellera Simó a hacer el mismo.

(Visited 72 times, 1 visits today)
Facebook
Twitter
WhatsApp

avui destaquem

Deja un comentario