Ocupaciones tecnológicas al servicio de mujeres y jóvenes vulnerables

El Tercer Sector Social impulsa programas que empoderan y garantizan sueldos dignos

Les participants en el programa FemCoders_F5 han fet xarxa i disposen d’una formació d’alta demanda laboral

Teresa Villa, nacida en Barcelona, perdió el trabajo a los 57 años y buscaba herramientas para volver al mundo laboral. “Fue un golpe fuerte, pero estaba animada a hacer formación para volver a trabajar”, según explica a EL TRIANGLE. Denisa Dragoi, una chica de veinte años y de origen rumano, había marchado a su país a estudiar, y cuando volvió al Hospitalet a ver la familia no tenía claro qué hacer. “Le comenté a mi madre que no quería volver, y ella me dijo que si quería quedarme, tenía que estudiar o trabajar. Yo no tenía plaza para aquel curso en el instituto y me hablaron de una formación que hacían en el barrio”, según relata a EL TRIANGLE.

Las dos estaban dispuestas a formarse para conseguir un trabajo y un sueldo digno, y la tecnología les ha abierto las puertas a ocupaciones que nunca se habrían imaginado.

Actualmente, Teresa es programadora hoja stack junior, y nos explica: “Soy capaz de hacer páginas web con plataforma de pago, y todo aquello que requiera una web básica y más. La formación con la entidad Factoría F5 ha sido una experiencia muy enriquecedora; he perdido miedos; me he empoderado, y veo opciones de inserción. Ahora me hacen seguimiento, participo en sesiones de networking y me siento muy acompañada”. Teresa, junto con otras compañeras de la formación, está creando un club de programadoras “para apoyar a mujeres que quieran introducirse en este mundo, dado que es un sector donde hay una gran brecha de género y también una brecha de edad”.

En declaraciones a EL TRIANGLE, Eduardo Mesa, responsable de escuelas de Factoría F5 en Cataluña, explica que cada curso beneficia unas 24 mujeres de perfiles vulnerables, como pueden ser mujeres víctimas de violencia machista, mujeres migradas, mujeres solas con hijos a cargo o mujeres con dificultades de inserción laboral. Además de la gratuidad del curso, el programa contempla canguraje, escuela tempranera y apoyo psicológico, gracias a la colaboración de la CIBA de Santa Coloma de Gramenet, que acoge las clases presenciales.

Eduardo Mesa destaca que el grado de inserción laboral de las mujeres participantes ronda el 80%, porque hay mucha demanda tecnológica. “Es un sector donde 40.000 puestos de trabajo en todo España se dejan de cubrir porque faltan perfiles laborales”, según Mesa. Por lo tanto, el proyecto FemCoders_F5, que finanza Google.org Impact Challenge for Women and Girls, “empodera mujeres que no podrían acceder a esta formación y ayuda a feminizar el sector, a la vez que cubre las necesidades de las empresas que no encuentran este talento júnior en el mercado laboral”.

FemCoders_F5 ha sido viable durante los primeros cuatro años, gracias al apoyo de Google.org, y ahora buscan nueva financiación. El galardón que recibieron hace pocas semanas de manos de la patronal del Tercer Sector Social de Cataluña, La Confederación, les anima a salir adelante. “El premio de La Confederación 2023 en la categoría de Transformación Social nos ayudará muy a escala de reputación y de imagen de marca. El reconocimiento da más solidez al proyecto para buscar financiación”, afirma.

El proyecto Innova TIC, de la Fundació Sargim, también fue premiado en la categoría de Transformación Social, y se ha convertido en una herramienta muy potente de empoderamiento y de contratación de jóvenes que ni trabajaban ni estudiaban en la ciudad de l’Hospitalet de Llobregat. Denisa Dragoi fue la primera chica que participó en el programa, y ahora es una experta en la gestión de trámites con las administraciones públicas. “Nunca había hecho trámites ni había trabajado de cara en el público. Me formaron para ayudar a tramitar citas, y ahora ya hago instancias, ayudo a tramitar certificados de nacimiento o gestiono citas para las embajadas para regularizar papeles”, explica.

Innova TIC ha permitido que jóvenes de L’Hospitalet, de entre 16 y 25 años, ayuden a hacer trámites a sus vecinos y vecinas. Robert López, director de la Fundació Sargim, explica que “estamos formando jóvenes vulnerables y después les ofrecemos un contrato laboral en puntos de información digital de la ciudad. Están acompañando la población a aprender a hacer estos trámites y ellos se han convertido en líderes comunitarios apreciados y estimados por la gente”. Desde su creación, 8.500 personas han pasado por el servicio, y los jóvenes han impulsado sesiones o píldoras formativas dónde han participado más de mil personas. Una característica diferencial del programa es que los jóvenes atienen en la lengua materna de muchos usuarios, puesto que hablan árabe, rumano, inglés, francés, catalán o castellano, y lo hacen con un lenguaje entendedor y próximo.

La digitalización se ha introducido tan rápidamente, después de la pandemia, que “muchos trámites ni son accesibles y ni tienen un lenguaje entendedor”, según López. ”Es muy importante escuchar a la gente y ayudarla el máximo posible para encontrar soluciones. Una vez me vino una mujer que no tenía acceso a la tarjeta del Bonàrea para acceder a alimentos, y busqué por internet todos aquellos programas que le pudieran ir bien”, relata la Denisa. A este servicio, pero, no solo acuden personas vulnerables, sino que mucha gente joven, considerada nativa digital, pide acompañamiento porque percibe una barrera tecnológica con la administración.

*Puedes leer el artículo entero al número 1554 de la edición de papel de El Triangle.

(Visited 57 times, 1 visits today)
Facebook
Twitter
WhatsApp

avui destaquem

1 comentario en «Ocupaciones tecnológicas al servicio de mujeres y jóvenes vulnerables»

  1. La formacion es muy importante para salir adelante y aunque tengas un trabajo o estes jubilado/a. La formacion, te ayuda a estar al dia.
    Pero no hay que obsesionarse con la formación, solo hay que hacer la necesarea
    NO COMMENT

    Responder

Deja un comentario