La reforma del reglamento del Parlament de Catalunya se inicia con tres temas: discursos de odio, delegación de voto y 25.4

Este viernes se constituye la ponencia que negociará a partir del texto impulsado conjuntamente por ERC y CUP

Ple del Parlament

La reforma del reglamento del Parlament de Catalunya iniciará este viernes una nueva etapa con la constitución de la ponencia que se negociará en base al texto impulsado por ERC y la CUP. Una propuesta que se centra en ampliar los requisitos del voto delegado, incorporar el voto telemático y detener los «discursos de odio» de Vox. Junts, a través de una enmienda, plantea suprimir el polémico artículo 25.4 del reglamento, que es el que se aplicó a Laura Borràs para suspenderla de sus funciones como presidenta del Parlament.

El Tribunal Constitucional (TC) anuló el voto delegado del diputado de Junts Lluís Puig y, de forma provisional, la Mesa decidió que el diputado en el exilio pudiera seguir votando mediante el voto telemático. Una decisión que también ha terminado en el TC y que, precisamente, uno de los objetivos de la reforma es blindar estos dos mecanismos de voto. Así pues, la propuesta de reforma del reglamento de ERC y la CUP incorpora el voto telemático en «situaciones excepcionales de especial gravedad y especiales circunstancias cuando se considere suficientemente justificado».

Otro de los objetivos es combatir los «discursos de odio» en sede parlamentaria de los diputados de Vox. Con la reforma se quiere que el reglamento recoja explícitamente este tipo de discursos como uno de los motivos que puede comportar que la presidencia del Parlament llame al orden e incluso expulse a diputados del hemiciclo. Asimismo, el texto propuesto dice que los diputados «no pueden incurrir en el discurso de odio o intolerante ni incitar a la discriminación por razón de género, orientación sexual, creencias, ideología, origen, condición social, etnia, lengua discapacidad o cualquier otra «.

Por su parte, a través de una enmienda, Junts quiere que se suprima el polémico artículo 25.4 del reglamento, que prevé la suspensión de los derechos y deberes de un diputado en caso de que se abra juicio oral por delitos vinculados a la corrupción. Es el artículo que la Mesa del Parlament aplicó automáticamente a Borràs el 28 de julio cuando se le abrió juicio por la contratación en la Institución de las Letras Catalanas (ILC) cuando ella era su presidenta. Desde Junts se ha cuestionado reiteradamente este punto del artículo 25, ya que consideran que supone una vulneración de la presunción de inocencia.

El PSC también añade al debate sobre la reforma del reglamento, a través de una enmienda, la propuesta de poder revocar a miembros de la Mesa si así lo acuerda el pleno del Parlament con una mayoría de tres quintas partes. Es el mecanismo que los socialistas ya pusieron sobre la mesa el pasado mayo para poder cesar a Borràs, pero el pleno del Parlament, con los votos de ERC, Junts y la CUP, rechazó la iniciativa.

(Visited 43 times, 1 visits today)
Facebook
Twitter
WhatsApp

avui destaquem

Deja un comentario