Los obispos critican «la extrapolación» de los datos de abusos sexuales del Defensor del Pueblo

La Conferencia Episcopal Española afirma que esta "lacra" se da "mayoritariamente" fuera de la Iglesia

    Asamblea extraordinaria de la Conferencia Episcopal Española

    Foto: @prensaCEE

    Los obispos españoles han resuelto que «la extrapolación» de los datos de la encuesta del Defensor del Pueblo en el informe sobre los abusos sexuales en la Iglesia «no corresponde a la verdad ni representa al conjunto de sacerdotes y religiosos». La asamblea extraordinaria de la Conferencia Episcopal Española (CEE) de este lunes ha celebrado que el informe sitúe «en el centro» a las víctimas y se ha unido a la petición del Defensor del Pueblo que «urge» al Estado a «asumir su responsabilidad en la tarea conjunta de poner fin a esta lacra que afecta a toda la sociedad».

    Sin embargo, los obispos han considerado erróneo hablar únicamente de los casos relacionados con la Iglesia, y han señalado que «dejar de tener en cuenta la magnitud del problema y la dimensión mayoritariamente extraeclesial supone no afrontar las causas y perpetuarlo en el tiempo». Según consideran, «poner el foco exclusivamente en la reparación de las víctimas de la Iglesia discriminaría a la mayoría de las víctimas, a las cuales convertiría en víctimas de segunda».

    Hay que recordar que este mismo domingo, el cardenal arzobispo de Barcelona y presidente de la CEE, Joan Josep Omella, aseguraba que las cifras de menores víctimas de abusos sexuales por parte de la Iglesia del informe «son mentira y tienen intención de engañar». Según la encuesta del Defensor del Pueblo, el 1,6% de la población española ha sufrido abusos en el ámbito religioso. Muchos medios han extrapolado el porcentaje, cosa que el informe no hace, y han cifrado las víctimas en más de 440.000.

    Más allá de esto, los obispos han considerado «valiosas» las recomendaciones que propone el informe y han decidido encargar al servicio de protección de menores de la CEE «el itinerario» de aplicación de estas recomendaciones, en relación con «los canales de reparación, prevención y formación». El itinerario será implementado en la próxima asamblea de noviembre.

    Por otro lado, los 88 obispos presentes en la asamblea, 31 de manera presencial y 57 por videoconferencia, han manifestado el «dolor por el daño causado por algunos miembros de la Iglesia» y han reiterado la petición de perdón a las víctimas. También han expresado el deseo de trabajar conjuntamente en la reparación «integral» de las víctimas y «de profundizar en los caminos para su protección, su acompañamiento y la prevención de los abusos».

    (Visited 30 times, 1 visits today)
    Facebook
    Twitter
    WhatsApp

    avui destaquem

    Deja un comentario