La candidata de Junts en Ripoll obliga a ERC, PSC y CUP a escoger entre ella y Aliança Catalana

Manoli Vega apuesta por un acuerdo programático con ERC y el PSC, sin la CUP, y está dispuesta a ceder la alcaldía

    La cabeza de lista de Junts per Ripoll, Manoli Vega (ACN)

    La cabeza de lista de Junts per Ripoll, Manoli Vega, ha incrementado la presión sobre ERC, la CUP y el PSC y ha dejado claro que, el 17 de junio, tendrán que escoger entre ella y el partido de extrema derecha que lidera Sílvia Orriols, Aliança Catalana. Vega ha lamentado que los partidos de izquierdas anunciaran un pacto sin tener en cuenta a Junts, que fue la segunda fuerza más votada, y critica que querían que les dieran «apoyo gratuito». Ahora, apuesta por liderar las negociaciones de un pacto en Ripoll con ERC y el PSC, y ha descartado a Aliança Catalana y la CUP.

    La candidata de Junts per Ripoll ha considerado un «desprecio» a su partido el acuerdo de las izquierdas, y ha advertido que «si nosotros tenemos que apoyar a alguien, no lo haremos gratuitamente, lo daremos con unos puntos de nuestro programa porque nuestros electores no entenderían que diéramos un apoyo gratuito a las fuerzas de izquierdas». En este sentido, Vega ha asegurado que su partido es imprescindible para conseguir la mayoría de 9 regidores que se necesitan en el pleno y apuesta por un acuerdo programático con las «fuerzas centrales» de Ripoll, que para ellos son Junts, ERC y el PSC.

    «Nosotros hemos dicho que lideraremos el pacto, si nadie nos apoya, habrán decidido ellos. Si no me votan a mí, estarán apoyando a Aliança Catalana«, ha apuntado, añadiendo que «no será Junts quién pondrá a una alcaldesa de Aliança Catalana, la pondrá la CUP, el PSC y ERC». La alcaldable de la formación posconvergente, sin embargo, rechaza que los cuperos puedan formar parte de este nuevo pacto, como Aliança Catalana: «No queremos la crispación y odio que pueden crear los dos polos», ha expresado Vega, que ha reprochado a la CUP sus opiniones y actitudes «en estos diez días». «Convocar manifestaciones y hacer tuits y manifiestos no ha ayudado», ha señalado.

    La candidata de Junts también ha dejado claro que, si se llega a un pacto, está dispuesta a ceder la alcaldía porque «esto no va de sillas, va de gobernar con cabeza». Si finalmente no se llega a ningún acuerdo, ha dicho que se votará a ella misma durante el pleno de investidura del 17 de junio. Por otro lado, Vega también ha querido dejar claro que no pretenden hacer ningún cordón sanitario en Ripoll: «En ningún momento estamos hablando de esto», ha remarcado, aclarando que «a nosotros no nos toca decidir si un partido es de una forma o de otra».

    (Visited 146 times, 1 visits today)
    Facebook
    Twitter
    WhatsApp

    avui destaquem

    Deja un comentario