Gin-tonics sin cubitos…

El de 2022 no ha sido un agosto ávido de noticias. El calor, maldito, ha sido probablemente el Tema. Desoyendo las apocalípticas prédicas sobre el cambio climático -unos por negacionistas y muchos por egoístas-, la cosa se ha ido posponiendo para el día siguiente, hasta llegar tarde. El Vuelva usted mañana de Mariano José de Larra en versión cambio climático. Y, por extensión, los incendios, que nos matan a pellizcos agosto tras agosto. Del brazo, la energía y la necesidad de su ahorro, con la dependencia rusa de fondo, ha captado los grandes titulares de los periódicos. Solución: el aire acondicionado a 27 grados, las puertas de los comercios cerradas y las luces de sus escaparates, y las de los monumentos, apagadas. ¿Suficiente? Derivado de todo ello, hemos vivido también la esperpéntica crisis de los cubitos de hielo. Así como por el coronavirus, arrasamos con el papel higiénico de las estanterías de los súper, ahora, con la crisis energética, hemos agotado los cubitos. El ser humano tiende a sorprender, puede apretarse el cinturón tantos ojales como haga falta, pero que no le toquen los hielos del gin-tonic. Una duda, ¿cuándo dejamos de hacer cubitos de forma artesanal para ir a comprarlos a los súper o a las gasolineras?

Por otra parte, hablamos más de las consecuencias de la guerra de Ucrania que de la propia guerra, que ya hemos adosado a nuestra cotidianidad. Al paso que vamos, olvidaremos de dónde vienen todos los males… Sería bueno recordar que estamos en guerra, que la Rusia del malvado Putin invadió Ucrania, y que en esta guerra mueren montones de personas cada día. Eso, y que falta hielo.

También ha sido un agosto lleno de pinchazos. Una práctica absurda, detestable, de moda estos días, que castiga a las mujeres mientras se divierten. ¿Qué pretenden? ¿Disuadirlas de su derecho a pasárselo bien, a salir de noche? No es un tema menor. Abruma ver cómo en la lucha por la igualdad, damos tantos pasos atrás como los cangrejos.

Mientras, eso sí, el Govern anima a hacer toples -que no está prohibido en Catalunya- con un vídeo en el que esconde los pezones femeninos…

El Barça, los fichajes estimulantes, las inscripciones que tardan, las palancas que hipotecan… El microclima culé ha vuelto a hacer su agosto. Instalados en un déjà-vu perpetuo, el Barça de Joan Laporta se despierta cada día con la canción I Got You, Babe sonando en el transistor, como hace el arrogante meteorólogo Phil Connors (Bill Murray) en la película Groundhog Day. Ya lo hemos dicho, dejarlo todo para el último minuto -cambio climático, ahorro energético, inscripciones…- no suele ser bueno…

Por otro lado, en un caluroso viernes 12 de agosto, Salman Rushdie volvía a ser el triste protagonista de la actualidad. Treinta y tres años después de que el ayatolá Jomeini condenara a muerte al escritor por escribir un libro considerado contrario al islam, al profeta y al Corán, Los versos satánicos, un desalmado se erigió verdugo, hiriéndole de gravedad con un par de puñaladas. Un apuñalamiento a Rushdie, pero también a la libertad de todos. Como dice el propio escritor, “la libertad de expresión es un bien escaso, sería terrible dejar a los fanáticos marcar los límites”.

Al margen del baile robado a la primera ministra de Finlandia, Sanna Marin, que ha escandalizado a hipócritas, la política, eso sí, ha descendido unos decibelios el ruido este agosto, y se agradece. Sin embargo, en el acto de recuerdo del 17-A, justo cuando no tocaba, se armó el belén. Un desafortunado estruendo osó interrumpir el silencio y víctimas de los atentados se sintieron ofendidas, y con razón. No digo que lo que gritaban no pudiera ser gritado, lo que digo es que no era el lugar ni las formas. Por lo demás, la típica calma de antes de la tormenta. La política, como el dinosaurio de Monterroso, despertará. Vienen curvas (elecciones) y, como decía Jacques Benigne Bossuet, «la política es un acto de equilibrio entre la gente que quiere entrar y aquellos que no quieren salir».

¡Ah! Y las huelgas de cada verano de los tocapelotas de los aviones que no falten…

Facebook
Twitter
WhatsApp

HOY DESTACAMOS

Deja un comentario

Noticias más leídas

 

Desactiva tu adbloker en nuestra web para disfrutar el contenido

  1. Pulsa el icono del adblocker
  2. Selecciona «No actuar en páginas de este sitio web» (o similar). También puedes pulsar el botón «Activado para este sitio» o «Pausar adblocker».
  3. Pulsa el botón refrescar de tu navegador para ver el contenido completo.