Ucrania tiene más tanques gracias a los capturados al ejército de Putin

Se habrían apoderado de más de un centenar y medio de carros de combate rusos, además de haber neutralizado cerca de 80 aeronaves y dejar fuera de combate tres barcos de guerra

Desde que empezó la agresión militar rusa contra Ucrania, el 24 de febrero pasado, los ejércitos de los dos bandos han perdido efectivos humanos y materiales. Además de las bajas de soldados, que son las más sensibles, hay las de material bélico. La pérdida de maquinaria de guerra no sería tan dolorosa como la pérdida de vidas humanas, pero para los países en conflicto representa un problema grave que puede acabar decantando un final u otro.

Los últimos datos que ha dado a conocer la web Oryx (www.oryxspioenkop.com), que se ha convertido en un referente sobre aspectos militares de la guerra de Ucrania, afirman que el Ejército ruso ha perdido casi medio millar de carros de combate, conocidos por el gran público como tanques. Oryx asegura que Rusia ha perdido 408 carros de combate; de los cuales habría 192 de destruidos, seis de dañados, 42 que los habrían tenido que abandonar, y 168 que habrían sido capturados por el Ejército ucraniano. Este último dato es más significativo del que podría parecer a simple vista.

La misma web especializada asegura que el Ejército ucraniano habría perdido alrededor de unos ochenta carros de combate. En concreto apunta que ha perdido 79 de estos vehículos armados militares, de los cuales 26 habrían sido destruidos, nueve de abandonados, y 42 tanques ucranianos habrían sido capturados por las fuerzas armadas rusas. Si Ucrania ha perdido unos 79 carros de combate, pero ha capturado 168 a los rusos, el resto matemático da un saldo favorable a los ucranianos de 89 carros de combate de más, que ahora tienen, después de haberlos capturado al enemigo: las fuerzas armadas de la Rusia de Vladímir Putin.

Se da la circunstancia que este goteo de material de guerra que pierde el Ejército de Putin no se limita a los carros de combate. Insistiendo en el hecho que los datos que se van conociendo hay que ponerlos en cuarentena, se apunta que la armada rusa ha perdido o tiene fuera de combate hasta tres barcos de guerra. Se trataría de un barco de desembarco clase Tapir BDK-65 Saratov destruido, un barco de desembarco clase Ropucha Proyecto 775 dañado, y una lancha patrullera clase Raptor dañada. En este ámbito la armada ucraniana tiene datos peores. Habría perdido catorce naves, a pesar de que solo dos habrían sido destruidas y las otras doce capturadas.

En cuanto a la aviación, también los dos ejércitos del aire han sufrido pérdidas. Oryx asegura que Rusia ha perdido hasta 78 aeronaves, de las cuales 65 habrían sido destruidas, cuatro de dañadas, y una de capturada. Entre estas aeronaves se contarían dieciocho aviones de combate, un avión de transporte, 38 helicópteros y 21 vehículos aéreos no tripulados (UAV –en inglés– también conocidos como drones). Las fuerzas aéreas ucranianas habrían perdido 27 aeronaves, de las cuales 24 habrían sido destruidas y dos capturadas. Se trataría de once aviones de combate, un avión de transporte, y quince UAV.

Zelenski quiere 500 misiles diarios para seguir luchando
Occidente mantiene su participación a distancia en la guerra en Ucrania. Los Estados Unidos han aprobado recientemente el envío de 10.000 armas antiaéreas y antitanque a las fuerzas armadas ucranianas. Este envío estaría contemplado dentro de los 800 millones de dólares que el gobierno de Joe Biden ha decidido enviar al ejecutivo de Volodímir Zelenski, una cantidad a la cual hay que sumar los 500 millones de euros que la Unión Europea ha decidido gastar en material bélico para hacer llegar a las fuerzas armadas de Ucrania.

Con este trasfondo, fuentes especializadas apuntan que los ucranianos han pedido poder disponer de unos 500 misiles diarios para armas antiaéreas y antitanque, para continuar haciendo frente a las fuerzas armadas rusas y poder seguir con el ritmo actual de operaciones militares. Estas mismas fuentes afirman que esta petición ya la habrían hecho llegar los ucranianos a sus proveedores internacionales de armas, principalmente a los Estados Unidos. Entre el armamento pedido por el Ejército ucraniano destacarían los sistemas portátiles superficie-aire FIM-92 Stinger y el anticarro FGM-148 Javelin.

Soldados de minorías étnicas para evitar lazos con el enemigo
Las fuerzas armadas rusas están llenas de un número importante de ciudadanos de las minorías étnicas del país. Tal como avanza defensa.com, que cita el analista y profesor Kamil Galeev, en la lista de los heridos que se recuperan en el hospital militar ruso de Novotxerkask, cerca de la frontera sur con Ucrania, pertenecientes al 102 Regimiento de la 150 División rusa de Infantería, el nombre más repetido entre las bajas es el de Mohamed. Esta unidad no está acuartelada en Chechenia ni en una zona de mayoría musulmana de la Federación Rusa, es una División ubicada a Rostov, con una población de un 89% de etnia rusa. Entre las muchas bajas de esta Unidad, destaca la de su comandante, el general Oleg Mityaev.

Los expertos explican el origen étnico de unidades del Ejército ruso con dos grandes argumentos. Que a menudo las minorías étnicas, alrededor de un centenar, que viven en Rusia sufren tasas más altas de pobreza que los ciudadanos de origen ruso y que, al mismo tiempo, tienen un crecimiento demográfico más alto. Con este trasfondo, se apunta que Putin está enviando a unidades militares formadas por soldados de minorías étnicas a luchar a Ucrania por el hecho de que estos soldados tienen menos lazos familiares con los ucranianos, unas relaciones que sí que tienen con soldados de origen ruso.

Facebook
Twitter
WhatsApp

avui destaquem

Deja un comentario

NOTAS ESPECIALES

Noticias más leídas