¿Por qué el PSG no denunció a Laporta por querer repescar a Neymar?

Neymar

En el documental ‘El caos perfecto’, de Netflix, el ex-azulgrana Neymar afirmó que iba muy en serio en el verano de 2019 cuando quiso dejar el PSG para volver al Barça. La semana pasada, por si quedaba alguna duda, dio más detalles sobre aquel movimiento infructuoso, en el podcast Fenómenos de youtube donde colabora Ronaldo Nazario.

«Lo intenté todo para volver al Barça, pero no fue posible, no lo logré», confesó en esa conversación. En cambio, no dijo nada sobre el nuevo tanteo del Barça para ficharlo que admitió el presidente Joan Laporta el verano pasado, movimiento de mercado que fue del todo irregular y sancionable, puesto que Neymar tenía contrato en vigor y las normas de la FIFA y de la UEFA prohíben expresamente negociar antes de los últimos seis meses de su finalización.

Cuando menos, si se hace, lo que no se debe hacer es ostentación y manifestarlo públicamente como hizo Joan Laporta, exponiéndose a que, con esas declaraciones, una denuncia del PSG hubiera puesto en marcha la apertura de un expediente sancionador.

Con el tiempo, las piezas han ido encajando. Al PSG no le gustó desde luego que el presidente de Barça estuviera enredando con un futbolista que además no ha ocultado, desde que se marchó por decisión propia, que aquella fue una decisión equivocada por su parte. Es evidente que Neymar nunca ha acabado de sentirse un jugador completo en el club parisino que, sin embargo, lo ha envuelto en una jaula de oro y que, cada vez que desde el Camp Nou le llegan cantos de sirena, tiende a caer en una cierta depresión.

El PSG, sin embargo, no es de los que tiene a los abogados preparados para estas menudencias. Prefiere contraatacar a base de golpear bajo y duro. Ese fue el origen del fichaje, previo pago de la cláusula de rescisión, de Neymar, al poco de que el Barça exhibiera también negligentemente su coqueteo con Verrati. En este sentido, los propietarios del PSG, capitaneados por Nasser Al-Khelaïfi, se han mostrado extraordinariamente sensibles y vengativos.

Contra el ‘acoso’ a Verrati, respondieron llevándose a Neymar y contra la maniobra de Laporta para repescar al brasileño no dudaron en ser los primeros y más rápidos en convencer a Messi para irse a París, algo que parecía imposible una semana antes, cuando Leo estaba a punto de renovar por dos años más con el FC Barcelona.

No sólo con el FC Barcelona, Al-Khelaïfi también se la tiene jurada a Florentino Pérez, que ha ido reptando para conseguir el fichaje de Mbappé. De momento, el francés no ha renovado y el club parisino le sigue tentando con una oferta escandalosa.

(Visited 257 times, 1 visits today)
Facebook
Twitter
WhatsApp

avui destaquem

Deja un comentario