De qué hablamos mientras no hablamos de Glasgow 26

Les he tomado prestado el título de La Calòrica, la estupenda compañía teatral que ha parido un espectáculo absolutamente redondo: De qué hablamos mientras no hablamos de toda esta mierda. Más allá de un texto sin fisuras, unas interpretaciones magistrales (y otras virtudes que no detallo), es el retrato lacerante de una escalera de vecinos que mira hacia otro lado (concretamente al ombligo de cada uno) mientras el edificio se agrieta y está punto del colapso.

Del 31 de octubre al 12 de noviembre en Glasgow tendrá lugar la COP26, donde 197 países deberán testar el Acuerdo de París (COP24-2015), el estado de sus cumplimientos / incumplimientos y sus consecuencias, ahora espoleadas por el dramático último informe del IPCC (IE6).

Recordemos: esta Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (acróstico COP, Conferencia de las Partes, qué es el tratamiento que se utiliza para hablar de los países participantes) reunirá estos 197 países. La COP1 fue en Berlín en 1995… hace 26 años, iniciativa que surgió de la recordada Cumbre de Río de 1992.

Estas conferencias tienen un protocolo absolutamente asambleario, de tal manera que cualquier país, grande o pequeño, puede bloquear un acuerdo. De ello deriva esas interminables sesiones para ir punto por punto ratificando los textos finales (sin obviar los trabajos previos que empiezan con una reunión preparatoria, así la PreCOP26 ha tenido lugar en Milán a principios de octubre).

Llegamos a Glasgow con los siguientes deberes: el Acuerdo de París determinó que cada país (cada parte) pondría sobre la mesa sus NDC (Contribuciones Determinadas a escala Nacional), es decir sus compromisos para rebajar la emisión de GEI (gases de efecto invernadero, principalmente el CO2).

El 13 de julio, los 113 países que habían ratificado el Acuerdo de París presentaron sus NDC, teniendo en cuenta que grandes emisores como China, India, Turquía o Arabia Saudí no han actualizado sus datos. La última evaluación que hizo la ONU habla de que vamos directos a un calentamiento, de aquí a finales del siglo, de 2,7°C: António Guterres, secretario general, lo calificó de «un camino catastrófico» que se medirá «por el número de muertes y medios de subsistencia destruidos”.

Hay que recordar que el objetivo, recomendado por toda la comunidad científica y con un absoluto consenso político (tal como reconoce Alok Sharma, presidente de la PreCOP26) es limitar este calentamiento a 1,5°C (en Cataluña ahora estamos a +1, 6°C). Y hay que insistir: sequías, inundaciones, fenómenos climáticos extremos, disminución de los recursos para la subsistencia, pandemias… O posible período glacial si la corriente atlántica se colapsa. Es insultante que diarios europeos dieran las noticias sobre las inundaciones severas en Alemania (julio, más de 200 muertos) con el titular «El cambio climático ya está aquí»: ¿olvidamos que en la COP19-2013 en Varsovia el representante de Filipinas (que acababan de sufrir el tifón Haiyan con 6.300 muertos) hizo una huelga de hambre para presionar a los países ricos sobre su responsabilidad respecto a un cambio climático?

China, principal emisor en términos absolutos, no se ha comprometido claramente, y no ha confirmado la participación de su presidente Xi Jinping. Será difícil la equidad en las negociaciones: sin una vacunación universalizada (según AI, los países en vías de desarrollo tienen sólo un 1% de la población con la pauta completa), estas negociaciones, de facto, estarán reservadas a los países ricos. Además, el tema de la financiación Norte-Sur aún está lejos de sus objetivos, si bien ahora EEUU se ha comprometido a doblar su contribución.

Susana Alonso

El informe reciente de la OMS todavía remacha el clavo: «La quema de combustibles fósiles nos está matando. El cambio climático es la mayor amenaza para la salud que enfrenta la humanidad. Aunque nadie está a salvo de los impactos del cambio climático en la salud, los más vulnerables y desfavorecidos los sufren desproporcionadamente. “.

Como metafóricamente mostraba La Calòrica en De qué hablamos mientras… tenemos un gravísimo problema de gobernanza mundial. Si ya el tema es difícil, imaginemos la complicación de negociar con 197 países. Y eso que la Unión Europea actúa con una sola voz y reúne 27 estados, o EEUU 50, o la India 35, Canadá 13, México 32, Brasil 26 … Parece claro que la ONU debe avanzar con determinación hacia una estructura mundial federal que facilite la gobernabilidad, donde las agrupaciones constituyan unidades, posiblemente más cohesionadas como regiones climáticas, que no por inercias históricas y culturales. Porque… “¡es el clima, idiota!”.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

HOY DESTACAMOS

Deja un comentario

Noticias más leídas