Sobre el odio intrínseco al español

Para dejar constancia sobre cómo hemos vivido los castellanohablantes nacidos en Cataluña justo después de la dictadura, en una época en la que se supone que la libertad conseguida debía ser protagonista, y se convirtió en un campo de batalla para liberar los traumas causados por la opresión del franquismo, quisiera sacar a la luz el como nos ha afectado al pueblo catalán la “libertad” tan aclamada por los independentistas. Han proclamado odio de forma directa a los que no eran catalanes de “pura cepa”.

«La educación tendrá por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana y a las libertades fundamentales; favorecerá la comprensión, la tolerancia y la amistad entre todas las naciones y todos los grupos étnicos o religiosos».

Declaración Universal de los Derechos Humanos, 1948

Causa impotencia observar como la política ha utilizado al pueblo para conseguir sus fines, pero no solo al que ha oprimido directamente prohibiéndole ser libre y verbalizar en su lengua materna, sino al “movimiento independentista”, los que han sentido en su pecho la causa, y se han visto decepcionados por sus “líderes” una y otra vez. Lo justo sería zanjar de una vez por todas este absurdo conflicto, en busca de una libertad que solo existe para los que ostentan el capital. Porque si tenemos que alzar la voz y decir la verdad, la mayoría del pueblo catalán ha sido silenciado tras una estela de cantos de sirena, ha empobrecido y se ha alejado cien mil y una leguas de cualquier tipo de libertad. Obligados a ver como el lugar donde nacimos se hace pedazos, se agrieta, y va a la deriva en manos de un capitán hambriento de poder.

Nos encontramos en un bucle traumático en donde los catalanes oprimidos durante tanto tiempo, y despojados de su idioma materno se han dedicado a hacer exactamente lo que hicieron con ellos, la letra con sangre entra. Y así, yo que amo el español he tenido que sentirme menospreciada de forma sistemática. ¿Sabían ustedes qué a mi hijo pequeño le pusieron una falta grave por decir un Viva España? ¿Quién es el opresor, señores? Han estado utilizando la represión como hilo conductor para hacer uso de esa fuerza, y seguir oprimiendo a los que no son como ustedes (los arios). Dejen de utilizar a los muertos para justificar sus andanzas, ya no tienen excusa para ponerse tras la sombra de la leyenda negra.

España ya no es aquella, y en todo caso mis ancestros no fueron a América a explotar la tierra y a violar a sus gentes, probablemente estaban labrando la tierra, sembrando y recogiendo sus propios frutos. Mis abuelos no le han hecho daño a nadie ni han impuesto hablar ningún idioma, han trabajado como auténticos héroes, y han levantado esta Cataluña que ahora vemos desaparecer en manos de usureros, que la están absorbiendo. Utilizan mantras de líderes como Gandhi, obviando la realidad de la India, perdió Pakistán, su mayor derrota. Llaman a Cataluña a remar hacía un lugar en donde la miseria abunda, y las ratas andan por las calles como Pedro por su casa.

Evolucionemos señores, esta España, esta Cataluña, ya no es aquella de la cual apenas la sombra queda. Esta España es la de nuestros hijos, una tierra seca y árida, en donde el cambio climático es el verdadero problema. No olvidemos que ellos son los líderes del futuro, y ni de lejos se encuentran ante el mismo escenario en el que se encontraron nuestros abuelos. Se siguen gastando horas que el pueblo necesita que se empleen en soluciones, en lugar de mover la cola dando vueltas en círculos mientras en las calles crecen las colas del hambre. Un gobierno justo es uno que atiende lo urgente y lanza lo innecesario al fondo del océano, para poder avanzar hacía un futuro lejos de cualquier indicio que nos recuerde nuestra peor faceta como nación. Aunque la globalización es protagonista, y somos un conjunto de todos los pueblos del mundo.

Después de la catástrofe acontecida, prima el clamor de las gentes, que baja el telón, y clama un: “hasta aquí” a un proceso que ya no tiene cabida en este nuevo escenario, donde un virus nos ha descubierto todas las flaquezas de nuestro navío, y ya no existen excusas para no atender al pueblo trabajador.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

HOY DESTACAMOS

1 comentario en «Sobre el odio intrínseco al español»

Deja un comentario