A propósito de refugiados

A propósito, hablando de personas refugiadas en España y especialmente las que llegan a la soñada república catalana para algunos, el día 20 de junio, como cada año, se conmemora a las personas que no tenemos patria ni bandera, es decir a las exiliadas o refugiadas para expresarme con una palabra o calificativo más elegante como os gusta por estas Europas con gobiernos y autoridades de doble moral.

La semana transcurrió con muchas actividades que reivindicaron como siempre el derecho al asilo y a migrar libremente para proteger tu vida y la de los tuyos, proyección de documentales, conferencias de prensa, actividades varias para mostrar las diferentes culturas del mundo con las personas refugiadas, entrevistas, debates y mítines, fueron muchas las actividades desarrolladas a lo largo de la semana hasta concluir el día 20 de junio que desde el 2001 se celebra el día mundial de las personas refugiadas coincidiendo con la fecha que se redactó la carta del convenio de Ginebra en 1951 sobre el derecho a la protección internacional o asilo.

Todo lo anterior me parece bastante bien, el problema es como diría mi abuelo “nunca falta un pelo en la sopa”, es decir que nunca falta una idiota o mejor dicho un ser despreciable que empaña cualquier reivindicación con sus acciones racistas y xenófobas que sencillamente dan asco. Se estarán preguntando como siempre a que se refiere este loco con su comentario del pelo en la sopa. Mientras antes yo me estoy riendo de mí mismo por los enredados y confusos artículos que escribo. Vale, pues os aclaro la alusión del famoso pelo en la sopa… Con ello me refería al discurso y alusión racista, xenófoba y de una idiota ignorante que la señora Rocío Monasterio vocera del partido de extrema derecha VOX, expresó en contra de un diputado de la formación política PODEMOS en la asamblea de Madrid. Esta mujer que por cierto no tiene ni el mínimo de respeto para nadie, señaló de inmigrante ilegal y mantero  al diputado Mbaye durante la sesión de investidura de la señora Ayuso quien también tiene muchas actitudes racistas y xenófobas.

Susana Alonso

Pero no nos vamos a liar mencionando más el nombre de más alimañas como estas, más bien quisiera expresar mi rabia y casi con deseo de vomitar al escuchar gente como esta que afortunadamente el diputado Mbaye le ha respondido como debía y le ha dicho que él es un español más y que acciones racistas y xenófobas como las de ella no cabían ni en esa cámara ni en el conjunto de España. Estas acciones despreciables me han hecho recordar la actitud racista de una cajera en un supermercado de L´Hospitalet en contra de un chico de origen guineano. Lo trató como a un delincuente, mas no como a un cliente, como efectivamente lo era el chaval.

En conclusión, creo que, pese a que aún existen muchos enfermos y odiosos e ignorantes racistas, sabemos que en el mundo hay más personas que acogen y tienden la mano a las personas refugiadas. Como persona refugiada que forma parte de las más de 80 millones en el mundo que no tenemos patrias ni fronteras, digo no al racismo, no al cierre de fronteras, sí al derecho a migrar y ser acogidos en cualquier lugar del mundo para vivir en paz. No permitamos que el racismo, la xenofobia y los rancios nacionalismos continúen avanzando. El mundo es de todas y todos, ningún ser humano es superior a otro y la libertad de movimiento y las migraciones son un derecho humano irrenunciable. Para finalizar quiero agradecer el trabajo arduo que están haciendo las organizaciones de los derechos humanos y algunos medios de comunicación en aras de los derechos de los migrantes y las personas refugiadas, combatiendo así cualquier discurso o acción racista como la de esta ignorante diputada de la asamblea de Madrid.

Si el mundo fuese sin fronteras, y que nos pudiésemos ver y tratar como una sola raza, una sola nación y una misma manera de pensar y actuar sin hacer daño a los demás y sin crear acciones perversas y egoístas que hagan daño a los demás, si el mundo fuese así, nadie tendría la necesidad de migrar y todas y todos seríamos felices en la tierra que nos vio nacer. Por desgracia esto solo sigue siendo un sueño y nada más, pues como lo he escrito antes, aún existen muchos bichos indeseables en el mundo que empañan el anhelo de un mundo mejor, pero mientras tanto sigamos adelante, soñando y con las esperanzas de ese mundo feliz en donde nadie tenga que migrar para salvar su vida.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

HOY DESTACAMOS

Deja un comentario