Un libro como un puñetazo

El amigo Santi Vilanova acaba de sintetizar en un libro 40 años de lucha ecológica para ponernos las pilas a todos los catalanes a la hora de saber a qué punto de emergència ha llegado nuestro país. Si la huella ecológica mundial (explotación que hacemos de los recursos naturales) nos demuestra que nuestra carga ambiental invierte un planeta y medio para satisfacer las necesidades humanas, resulta que depredamos más de siete Cataluñas para satisfacer nuestras necesidades consumistas.

El libro La emergencia climática en Cataluña. Revolución o colapso tiene más interés que nunca ante la pandemia de la Covid- 19 porque ya no hay nadie que niegue el impacto del cambio climático sobre la salud. Como ha dicho el Papa Francisco: «No podemos pretender vivir sanos en un planeta enfermo»

El libro se estructura en tres partes: la primera describe la situación de colapso en que nos encontramos, es un bloque analítico, basado en datos científicos. En Cataluña la temperatura subirá 2° C, con veranos tórridos e inviernos suaves y tormentas devastadoras frecuentes, como han demostrado recientemente los temporales Gloria y Filomena.

Nuestros males son, siguiendo su orden, los purines de la cabaña porcina, los disminuidos glaciares de los Pirineos y el caudal de los ríos, el delta del Ebro, que los pantanos de la cuenca han dejado sin sedimentos, la regresión de playas y vegetación marina (con el contrapeso de la invasión de medusas), la contaminación del aire, la pérdida de masa vegetal por los incendios, la destrucción de la biodiversidad, la irregularidad del régimen de lluvias…

El segundo bloque presenta un escenario revulsivo de empoderamiento de la sociedad civil para hacer frente a la situación, a partir de la conciencia ecológica de los jóvenes, representados por los movimientos que apoyan a Greta Thunberg, exigiendo una transición justa, el cierre de las energías contaminantes o fósiles (ligadas al carbón, al petróleo, al gas o al uranio), el acceso a la calidad del aire y a una economía ética.

El tercer bloque está dedicado a una nueva gobernanza de la transición energética a nivel municipal y estatal, con un órgano político transversal superior al resto de departamentos, como una vicepresidencia, además de la participación democrática mediante convenciones ciudadanas del clima a nivel comarcal ( habla del nuevo concepto de biocomarca) y la organización de los consumidores para reclamar una fiscalidad ecológica justa y solidaria y una alimentación sana.

Para él el coche eléctrico y el 5G duplicarán y triplicarán el consumo energético mundial, que no podrá ser resuelto con las renovables y habrá que alargar la vida de las nucleares o construir de nueva generación, como propone Bill Gates en el libro Cómo evitar el desastre climático, que acaba de publicar Edicions 62 en la misma colección de su ensayo.

El libro, repleto de citas científicas, acaba cada bloque con preguntas a científicos y expertos catalanes, entre los cuales J. E. Llebot J, Martín Vide, J. M. Gili, J. M. Mallarach, J. Ros, J. Peñuelas, que aseguran que vamos ya muy retrasados a la hora de buscar soluciones.

¿Cómo llegaremos con el 100% de renovables al 2050 si hoy ya no cumplimos los acuerdos de París? Habría que supeditar la economía a la ecología y el autor no lo ve fácil, como demuestra el acuerdo del gobierno Sánchez de prorrogar la vida de las nucleares, cosa que contradice la Ley de cambio climático catalana.

El libro, que denuncia de manera contundente a los grandes lobbies energéticos ligados a las energías fósiles y a las multinacionales de abonos y plaguicidas que envenenan el territorio, nos empieza advirtiendo que ya hemos sido avisados, como demuestran los tres Informes sobre el cambio climático (2005, 2010, 2016). Aun así, entre líneas se advierte que la clase política y los gobiernos se muestran insolventes a la hora de resolver el problema, puesto que departamentos y ministerios , como reino de Taifas, no se comunican entre ellos transversalmente.

Para Santiago Vilanova, los meses de confinamiento han demostrado que se puede mejorar la calidad de vida con medidas radicales aceptadas por la ciudadanía.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

HOY DESTACAMOS

Deja un comentario