¿Qué sector económico está enfadado con el gobierno de la Generalitat?

Govern de la Generalitat
Gobierno de la Generalitat

El comercio, tradicional aliado de los postulados de Convergència, y también de herederos como Junts per Catalunya, está profundamente enfadado por la falta de apoyo que ha recibido estos últimos días por parte del gobierno de la Generalitat.

La violencia y el pillaje contra los comercios de los manifestantes que piden la libertad del rapero Pablo Rivadulla, alias Pablo Hasel, ha hecho que las diferentes asociaciones de comerciantes, muchas de ellas presididas por destacados independentistas, hayan reprochado a JxCat y a ERC la falta de apoyo, así como el hecho de que no se haya condenado con firmeza los destrozos que causan los manifestantes, tanto en el espacio público como en los escaparates de las tiendas, donde algunos aprovechan para robar productos.

Las manifestaciones han contado con el apoyo de las entidades independentistas, con la ANC de Elisenda Paluzie al frente, ya que fue esta organización la primera en convocar el acto de protesta el martes, 16 de febrero, en la plaza Lesseps de Barcelona y otros lugares de Cataluña. Aquella misma noche ya se produjeron destrozos en el mobiliario y los escaparates de tiendas.

Dicha concentración contó con el pleno apoyo de JxCat y ERC, que se sumaban, así, a la CUP, mostrándose ante la sociedad como los futuros socios de gobierno. En Comú Podem también ha apoyado las protestas, lo que le ha valido las críticas a la alcaldesa Ada Colau, que ha reaccionado, al final, más rápido que el bloque independentista.

Los disturbios fueron a más y cada noche los manifestantes encapuchados se han dedicado a quemar contenedores, motos y coches, y a romper cristales y enfrentarse con los Mossos, cuerpo que también se ha encontrado solo ante el nulo apoyo de los políticos de los partidos que mandan a la Generalitat.

El consejero de Interior, Miquel Sàmper, incluso ha tenido que ver cómo compañeros suyos de JxCat, como Josep Costa, ponían en duda su liderazgo. JxCat, que lleva los últimos 10 años al frente de Interior (los primeros como Convergència), ha dejado claro que el modelo policial catalán, que tanto realzó después de los atentados de agosto de 2017, no sirve. JxCat pretende contentar a la CUP, al igual que ERC, formación que ha estado en silencio durante seis días, hasta que Pere Aragonès ha hecho un «llamamiento a la calma», aunque reconoce que si hay disturbios es por el «malestar en la sociedad». Laura Borràs, por su parte, también se ha mantenido en silencio aunque esta semana pasada se ha movido por Bélgica, donde se ha reunido en varias ocasiones con Carles Puigdemont, su principal valedor.

El comercio, y no sólo el del paseo de Gracia, considera que esta actitud de los gobernantes es un parche. Una comerciante de Gracia, que hasta ahora había participado en todos los acontecimientos independentistas y que ha visto que le rompían los cristales de su escaparate el primer día de protestas, no se corta en decir a sus amistades que la próxima vez va a votar a Vox, y que ya no se cree las promesas de los partidos independentistas.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides