El rey emérito pagó la regularización con una línea de liquidez que tenía desde 2019

Juan Carlos I usó un producto bancario del Santander para abonar 678.393,72 euros por las donaciones de Allan Sanginés-Krause

Juan Carlos I, durante la ceremonia de su abdicación, en 2014
Juan Carlos I, durante la ceremonia de su abdicación, en 2014

Juan Carlos I de Borbón, el rey emérito de España, abonó 678.393,72 euros para regularizar su situación con Hacienda, correspondiente a los regalos cifrados en más de 800.000 euros que recibió del empresario mexicano Allan Sanginés-Krause durante los ejercicios fiscales del 2016 al 2018, gracias a una línea de liquidez que le había concedido el Santander en el año 2019, revela El Español.

Los fondos obtenidos por Juan Carlos I de parte de Sanginés-Krause a través de un excolaborador y presunto testaferro del monarca, el coronel Nicolás Murga, unos 800.000 euros en total, no constaron en las declaraciones de IRPF ni de impuesto de sociedades del rey emérito, quien acaba de presentar una declaración complementaria.

La línea de liquidez usada para efectuar el pago, revelada ahora por El Español, no es un producto contratado expresamente para hacer frente a las deudas con Hacienda, sino que lo obtuvo el año pasado, según la misma información, para futuras necesidades de liquidez. Actualmente, desde marzo de este año, Juan Carlos I no recibe ninguna asignación de dinero público procedente de los presupuestos de la Casa Real.

La regularización se encuentra bajo la lupa de la Fiscalía, que ha anunciado que examinará si la maniobra ha sido espontánea -no una reacción a una alerta que empujara el rey emérito a presentarla-, veraz y completa. En función del cumplimiento de los tres requisitos, la Fiscalía decidirá si procede penalmente contra el exjefe del Estado.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides