El otoño de la confrontación inteligente

La reapertura del curso político nos traerá a una nueva batalla conceptual entre la "confrontación inteligente" y el "diálogo inteligente". El presidente Puigdemont introdujo el primer concepto en la Universitat Catalana d'Estiu, entorno inmejorable para fijar agenda durante el periodo veraniego como ya estamos acostumbrados desde hace años. Y ERC, por boca de un Pere Aragnès que parece estar harto de no acertar nunca el frame, replicó. De aquí al lío mediático con la interpretación subjetiva de Iceta en los micrófonos de Catalunya Ràdio y una nueva réplica de Vilalta para no quedar en fuera de juego.

Carles Puigdemont es un periodista llevado a la política: explosivo, ingenioso, habilidoso comunicando, imprevisible. Aquí radica parte del carisma del Presidente en el exilio. Y también parte de su capacidad para ganar elecciones y mantener convencido a buena parte de su electorado. En la puesta de largo de Junts, ya quedó claro que el partido abandonaba estratégicamente el eje ideológico para plantar batalla en el eje nacional: no sólo es donde se siente cómodo, sino dónde no puede quedar encorsetado en un debate izquierda-derecha que sus rivales políticos necesitan para desgastarlo aprovechando la caída en desgracia de la antigua CDC.

La "confrontación inteligente" que plantea Carles Puigdemont puede parecer un oxímoron a ojos de muchos interesados: o porque estratégicamente quieren aprovecharse del marco mental que el constitucionalismo consiguió instalar a partir de los desastrosos plenos del 6 y 7 de septiembre, o por desconocimiento de los múltiples significados del que significa "confrontar". No sólo es pelearse o tirarse los platos por la cabeza, sino poner planteamientos diversos sobre una mesa para discutirlos civilizadamente: la confrontación inteligente puede llevarse a cabo, perfectamente, en el marco de las múltiples legalidades que ya se ha visto que han enmarcado el proceso desde 2015. Si se hubiera introducido la perspectiva internacional en el juicio del Supremo, ¿nos podríamos cuestionar si la derrota hubiera podido ser más matizada? Quién sabe, pero hay algo de verosímil viendo lo qué ha pasado en Bélgica y Alemania.

Ahora bien, más allá de las victorias judiciales en Europa, la última de Lluís Puig, o la diplomacia pública desplegada por el Consell per la República, a corto plazo la "confrontación inteligente" tiene un contenido matizable, poco concreto. Estamos ante el despliegue de otra pieza del argumentario de Junts, lógico en un momento preelectoral como este. Una pieza, sin embargo, que refuerza una idea que desde Junts nunca han olvidado —el mayor éxito del independentismo ha venido con Junts pel Sí, una candidatura transversal—, mientras que algunos barones de ERC y algunos de sus tertulianos hace tiempo que evitan pronunciar envueltos con la utópica "unidad estratégica".

Porque en el escenario de partidos actual ha quedado claro que la unidad estratégica a través de dos candidaturas por separado —a pesar de ser el escenario más realista— tampoco comporta pasos firmes hacia el horizonte nacional de plenitud: demasiados intereses electorales en juego, demasiadas sillas que repartir, demasiadas cuotas, demasiado espín doctores buscando su momento de gloria. La famosa lucha por la hegemonía siempre en el retrovisor.

Junts pel Sí, con aciertos y errores, con la CUP navegando en solitario, supuso el mayor momento de confrontación política con el Estado y llevó a los independentistas al estadio más cercano al objetivo buscado. Desde mi punto de vista, hablar de "confrontación inteligente" —más allá de lo que ronda por la cabeza del Presidente y muy pocos saben y pueden interpretar— es volver a poner un frame sobre la mesa que nos lleve a buscar la máxima unidad: no estratégica, sino electoral y de gobierno. Y aprendiendo de los errores, volver a plantear un proyecteoindependentista sólido para todo el mundo, quizás incluso haciendo autocrítica de los liderazgos que nos han conducido hasta aquí a la hora de elaborar una candidatura transversal.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

HOY DESTACAMOS

Deja un comentario