Torra teme a la prensa

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha hecho un giro de 180 grados en su política comunicativa. Cuando aterrizó en el Palau de la Generalitat su predisposición con la prensa era casi total. Ruedas de prensa, ninguna limitación, atención a los medios abundante y diferentes fórmulas que daban a los periodistas acceso cercano a Torra. Pero algo le ha pasado –a él o a su equipo–, porque desde hace unas semanas, el presidente catalán teme las preguntas, teme la prensa y teme el acceso directo.

Los actos y convocatorias de Torra en todo el territorio han pasado de ser una oportunidad para que los periodistas preguntaran y que la prensa local también pudiera tener cerca al presidente, a ser espacios donde su equipo limita el número de preguntas, evita que se ponga ante los micrófonos o da instrucciones sobre qué temas se aceptan y qué no a la hora de hacer preguntas. Una práctica, esta, peligrosa. Porque de este punto a esconderse y menospreciar el papel de los periodistas hay una línea muy fina. Quizás es cosa suya. Quizás es cosa de su equipo. Pero el caso es que la política comunicativa ha cambiado.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides