Pagar para poder informar

CENTRO DE PRENSA: NEGOCIOS PUBLICOPRIVADOS
Título de la imagen
Título de la imagen

La larga sombra de los amigos del gobierno acaba afectando a la prensa. Durante los días previos al 1-O y la misma jornada, una gran empresa de comunicación que últimamente ha producido un documental sobre las cloacas del Estado que sirvió -y mucho- al sobiranismo, montó un centro internacional de prensa para poder ofrecer espacios de trabajo a corresponsales y periodistas que quisieran disponer de un lugar fijo con todas las comodidades tecnológicas y logísticas. El precio para acceder era de 10 euros por día y persona. Hasta aquí, la iniciativa es buena. Pero el gobierno quiso devolver los favores al empresario y decidió que aquel espacio sería donde el ejecutivo convocaría todas las ruedas de prensa y ofrecería datos sobre el referéndum.

El problema llegó cuando un periodista quería entrar en la rueda de prensa del gobierno sin necesidad de usar las instalaciones y los complementos tecnológicos que ofrecía el empresario. Si se quería acceder y preguntar a los consejeros, se tenía que pagar los 10 euros. No había alternativa. No se podía entrar, cubrir las declaraciones y marchar si no se abonaba el importe de la acreditación. En la práctica, resultó que si los periodistas querían preguntar al gobierno e informar, se tenía que pagar. La revuelta se veía venir, y la empresa acabó dejando que algunos redactores accedieran sin pagar.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides