La Dinamarca del Norte y la Dinamarca del Sur

El Júnior ganó 5,5 millones con el 'pelotazo' del vertedero de Vacamorta (Girona)
Título de la imagen
Título de la imagen

Si hay una zona de Cataluña donde el nombre de Jordi Pujol Ferrusola es maldecido está en el Baix Empordà (Girona). Aquí, junto con sus socios Gustavo Buesa y Josep Mayola, el Júnior promovió, durante el último gobierno de su padre, la transformación de las antiguas terreras de arcilla de la Bisbal, en el lugar de Vacamorta, en un macrovertedero, que fue abierto en 2000.

Tres años más tarde, esta instalación fue vendida a la empresa Fomento de Construcciones y Contratas (FCC), que se quedó el 80% de la sociedad Recuperació de Pedreres SL por 13,2 millones de euros. Los beneficios de este pelotazo de manual fueron a parar a la sociedad holandesa Aprilsnow Holding BV que, según se ha averiguado posteriormente, estaba participada por los tres socios para esconder su identidad y eludir impuestos.

Para camuflar, todavía más, su implicación en este negocio, Jordi Pujol Ferrusola participaba en Aprilsnow Holding BV a través de una sociedad constituida en Dinamarca, Nordic ApS, que a su vez estaba controlada por una compañía instrumental domiciliada en el paraíso fiscal de la isla de Man: Rakestone Limited.

Cómo en un juego de muñecas rusas, Rakestone Limited -que sale en los Papeles de Panamá- estaba en manos de otra sociedad domiciliada en el paraíso fiscal de las Bahamas, denominada Jungle Two Limited. En uno de los últimos informes entregados al juez José de la Mata, que instruye el sumario sobre el clan Pujol, la UDEF destapa toda esta trama y explica que, en la constitución de Nordic ApS, el Júnior usó de testaferro el andorrano Francesc Robert, a quien también utilizó para camuflar sus inversiones en La Seda de Barcelona y en el club de rugby USAP de Perpiñán. El pelotazo de Vacamorta reportó un beneficio neto a Jordi Pujol Ferrusola de 5,5 millones de euros. Artur Mas pone a menudo Dinamarca como el ejemplo de la hipotética Cataluña independiente. Pero resulta que, a través de la «Dinamarca del Norte» se ha hecho uno de los negocios más sucios de la «Dinamarca del Sur».

En el año 2014, el Tribunal Supremo sentenció que el vertedero era ilegal y la Generalitat de cataluña está obligada a extraer los 2,2 millones de toneladas de desechos que hay. Pero el consejero catalán de Territorio y Sostenibilidad, Josep Rull se hace el loco, porque esta operación costaría unos 150 millones de euros. Por su parte, Recuperació de Pedreres SL reclama una indemnización de 35,5 millones a la Generalitat por «daños y perjuicios» por la clausura judicial de Vacamorta.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides