Los Sumarroca también participaron en una sociedad en Panamá

CET Infraestructuras SA fue constituida en 2012
Título de la imagen
Título de la imagen

Imputados (investigados) en el caso Pujol y en el caso Petrum (la trama del 3% destapada en el Ayuntamiento de Torredembarra), los Sumarroca han caído en desgracia. Sus socios en Comsa-Emte, la familia Miarnau, miran de deshacerse de sus pasos para no perjudicar la marcha de los negocios. Su empresa de construcción, Teyco, ha tenido que cambiar de nombre -ahora se denomina Top Proyectos y Contratas- para camuflar sus actividades, si bien continúa arrastrando pérdidas que, según el auditor, amenazan su viabilidad.

La fortuna de los Sumarroca se forjó durante los años dorados del ‘pujolisme’, cuando sus empresas recibieron montañas de encargos y adjudicaciones de la Generalitat convergente. La estrechada relación de amistad que existía entre las familias Pujol y Sumarroca, que data de hace más de cincuenta años y que se plasmó en aventuras empresariales conjuntas, como la empresa de floristería Hidroplant o el diario El Correo Catalán, explica este trato preferente y el gran enriquecimiento que han llegado a acumular.

Curiosamente, durante los gobiernos tripartitos de izquierdas, los Sumarroca continuaron disfrutando de una buena cartera de contratos públicos de la Generalitat. En compañía de los Miarnau, se especializaron en las adjudicaciones de los onerosos «peajes en la sombra» que impulsó el consejero de Política Territorial y Obras Públicas, Joaquim Nadal, y que han acabado provocando un enorme cráter financiero.

Cuando sus negocios iban viento en popa, los Sumarroca fusionaron en 2009 su empresa más emblemática, Emte, con la compañía Comsa de la familia Miarnau. Esta fusión tenía que crear el grupo de construcción de obra pública más importante de España que no cotiza en bolsa. En esta nueva compañía, los Miarnau controlaban el 70% del accionariado y los Sumarroca el 30% restante. Con anterioridad a la fusión, Jaume Rosell -socio histórico de los Sumarroca y padre del expresidente del Barça, Sandro Rosell- se había vendido su participación de Emte y había conseguido una fuerte plusvalía que invirtió, en buena parte, en el sector inmobiliario.

El año 2012, según la documentación conseguida por EL TRIANGLE, el grupo Comsa-Emte creó en Panamá la sociedad CET Infraestructuras SA, si bien constaba oficialmente a nombre de los abogados panameños María de Rosario Rajoy y Miguel Mihalitsianos, del bufete Veleiro, Mihalitisianos & De la Espriella, que son los que figuran en las escrituras presentadas en el Registro Mercantil del país centreamericano.

LEE EL REPORTAJE COMPLETO EN LA EDICIÓN EN PAPEL DE EL TRIANGLE DE ESTA SEMANA

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides