¿Creatividad o prestidigitación?

22 octubre, 2015. En un desayuno de Nueva Economía Fórum, Francesc Homs, consejero de Presidencia en funciones de la Generalitat, refiriéndose a las elecciones generales del próximo 20 de diciembre, dice que su partido, Convergència Democràtica de Catalunya (CDC), se presentará con una fórmula «diferente», «supercreativa», «una cosa útil y rentable que no se ha visto hasta hoy». Su socio en Junts pel Sí y líder de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), Oriol Junqueras, ha reconocido no tener conocimiento de tal «fórmula superimaginativa».

Homs, que no fue en la lista de Junts pel Sí y, en consecuencia, no es diputado en el Parlament de Catalunya, se postula como candidato de CDC a Las Cortes. Quizá por eso, con aire de quien abandona el barco que amenaza naufragio, considera que el catalanismo tiene que estar presente en el Congreso de los Diputados porque «el proceso de constitución de un Estado independiente es producto de un movimiento colectivo, pero no será posible sin la política (…) Hemos de responder a un mandato democrático, el del 27 de septiembre, que tenemos la obligación de defender donde tengamos la oportunidad de hacerlo», recalca, dirigiéndose a ERC.

Adelantándose a los hechos, con gorro de quien ya ostenta la representación en Madrid, el diputado in pectore estima que, al final, el Gobierno central se sentará en la mesa de negociación por interés, porque es «quimérico» intentar retener a un pueblo que puede valerse por sí mismo y porque nadie quiere una ruptura no pactada, y menos quien tiene más que perder, que a su entender es el resto del Estado. También cree que lo harán por necesidad del contexto europeo, por madurez democrática y porque la presión de los mercados acabará diciendo que la situación no puede eternizarse ¿Nadie quiere una ruptura no pactada? ¿No habíamos quedado en que Junts pel Sí se desconectaba del Estado? ¿Y el contexto europeo y los mercados qué pintan en todo esto?

En esta deriva avant la lettre, quizá dejándose arrastrar por el ilusionismo, Homs adorna sus palabras con retórica de Walt Disney: «No tenemos la fuerza ni tampoco la cultura ni la tradición que tiene la política española, de imponer, de verticalidad. Y si tú eres la gacela y ellos son el león que intenta cazarla, si a la gacela se le ocurre plantarse ante el león y desafiarlo, la gacela está muerta. Y el resto de gacelas la llaman burra (…) Nosotros somos ultracompetitivos en la creatividad, como país en general (…) desde la cocina hasta el arte (…) y también en la política, como se está demostrando», dice. «Y la gacela, lo que hace cuando tiene el león a punto de engancharla por detrás, es hacer un giro de 90 grados y deja al león absolutamente desconcertado. Y la gacela se salva. Porque, además, la gacela no quiere matar nunca al león. Sólo quiere sobrevivir, pobre gacela», plantea.

4 noviembre 2015, noticia: «CDC volverá a esconder sus siglas el 20-D». Convergència Democràtica de Catalunya no concurrirá con sus siglas en las próximas elecciones generales del 20-D, según fuentes del partido citadas por Catalunya Ràdio. CDC formará una coalición con Reagrupament -fundado por el ex-consejero Joan Carretero que, tras presentarse a las elecciones catalanas de 2010 sin lograr ningún escaño, concurrió con ERC a las generales de 2011 en una candidatura liderada por Alfred Bosch y acabó integrándose en 2014 en CDC- y con Demòcrates de Catalunya, el grupo escindido de Unió Democràtica de Catalunya (UDC). Será la segunda vez que CDC esconde sus siglas tras hacerlo el pasado 27-S bajo Junts pel Sí, en coalición con ERC e independientes.

Previamente, corrió el rumor de que la «creatividad» consistiría en, cosa nunca vista, que CDC y ERC irían a las elecciones del 20-D por separado pero con el mismo programa. O sea que se vote a quien se vote, el resultado sería el mismo, porque (criatura bicéfala), ambas formaciones estarían sujetas al mismo compromiso electoral. Y llegados a este punto, cabe preguntarse el porqué de esta estrategia, más propia del ilusionismo que de la creatividad.

Según todos los indicios, parece desprenderse que la finalidad de la fórmula de Homs no es otra que seguir escurriendo el bulto, enmascararse con lo que sea para impedir que se haga visible la estrepitosa bancarrota de CDC. Para seguir generando confusión entre un electorado que continúa preguntándose cuántos votos correspondieron a Convergència, cuántos a ERC y cuántos al resto en la cita electoral del 27-S. Nada nuevo bajo el Sol. Hacia 1502, El Bosco pintó su célebre óleo El Prestidigitador, también conocido como El Prestidigitador y el ratero. En la escena se representa a un espectador que asiste a los juegos de prestidigitación del charlatán, quien hace surgir de su boca una rana o un sapo; mientras, a sus espaldas, un cómplice del prestidigitador le corta la bolsa del dinero.

La respuesta, en próximos capítulos. Y, mientras tanto, no olvidemos que el ilusionismo (prestidigitación) es un arte escénico, subjetivo, narrativo y espectáculo de habilidad, que consiste en producir artificialmente efectos en apariencia maravillosos e inexplicables mientras se desconoce la causa que los produce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

HOY DESTACAMOS

Deja un comentario