El Ayuntamiento de Barcelona la toma contra la masonería

Un peligroso «virus» se ha instalado en el Ayuntamiento de Barcelona. Es el «virus» de la intolerancia y la incultura supina
Títol de la imatge
Títol de la imatge

Lo más preocupante es que esta enfermedad, perturbadora de las funciones intelectuales, se ha detectado en el despacho del concejal de Cultura, Conocimiento, Creatividad e Innovación, cargo que ostenta actualmente Jaume Ciurana, uno de los más conspicuos «talibanes» de CDC.

 

Los efectos de este maligno «virus» ya se han dejado notar en varios puntos de la Ciudad Condal, como en la plaza del Rei, en una esquina de la plaza de Sant Jaume o en el Born. El último ataque se ha producido en el paseo de Sant Joan, concretamente en el número 26, sede de la venerable Biblioteca Arús. En este caso, el «virus» se ha cebado en cinco placas de mármol que diversas instituciones masónicas habían colocado, años atrás, en el vestíbulo que da acceso a la escalinata de entrada a la biblioteca.

 

Órdenes del concejal
Un mail me alertó días atrás de este nuevo ataque. Un visitante asíduo de este prestigioso archivo documental y bibliográfico reparó que las cinco placas de mármol negro han desaparecido y me comunicó su extrañeza. Después de las oportunas averiguaciones, he podido constatar que, en un ataque de obnubilación mental provocado por este «virus», el concejal Jaume Ciurana -del que depende la Biblioteca Arús- había dado órdenes tajantes para que fueran retiradas. ¿Qué tiene Jaume Ciurana contra la masonería? Es bueno recordar que, años ha, otros renombrados dignatarios, como Francisco Franco, Joseph Stalin, Benito Mussolini o Adolf Hitler, compartían la misma inquina contra los hermanos de la escuadra y el compás que profesa el concejal de Cultura, Conocimiento, Creatividad e Innovación del Ayuntamiento de Barcelona.

Por lo visto, el «virus» de la intolerancia y la incultura supina también provoca amnesia. Y es que, por poco que estuviera leído e informado, Jaume Ciurana debe saber que los cuatro presidentes de la Generalitat republicana -Francesc Macià, Lluís Companys, Josep Irla y Josep Tarradellas- eran masones. Como masones eran destacados catalanes de la talla de Joan Prim, Francesc Pi i Margall, Estanislau Figueras, Valentí Almirall, Francesc Ferrer i Guàrdia, Víctor Balaguer, Narcís Monturiol, Marcel•lí Domingo, Antoni M. Sbert, Lluís Nicolau d’Olwer… Todos ellos identificados con la causa de la democracia, el progreso social y el catalanismo.

 

También Baden Powell
Quizás el concejal Jaume Ciurana, convergente de línea dura, considera que los masones no son suficientemente «independentistas» y que son sospechosos de connivencia con los indeseables socialistas. Pero aquí también se equivoca. La masonería es, por esencia, liberal y no se decanta por ningún partido político en especial, siempre que éste defienda los valores de la democracia, la tolerancia y la paz. Además, notables independentistas catalanes como Jaume Aiguader -primer alcalde de la Barcelona republicana-, Jaume Compte, Ventura Gassol o Joan Casanovas -que fue presidente del Parlament de Catalunya- también eran masones.

 

Más información en la edición en papel del semanario EL TRIANGLE

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides