¿Quién vigila al vigilante?

La demanda de un blindaje jurídico para los Mossos supone un injustificado privilegio para ellos en detrimento del ciudadano no uniformado
Brimo
Brimo

El Parlament de Catalunya está debatiendo en comisión el orden público y el uso de las pelotas de goma. En una de las sesiones compareció el Comisario Jefe de los Mossos d’Esquadra, Josep Lluís Trapero, que pidió más seguridad jurídica para los Mossos. Una petición que ha sido analizada en las páginas de EL TRIANGLE por la abogada Naiara Rubio, en un artículo que resumimos a continuación:

 

«El papel que desarrollan las fuerzas y cuerpos de seguridad en un Estado es un buen termómetro de su nivel democrático. Por un lado, por la relación que mantienen con la ciudadanía, que en ocasiones se convierte en un factor de conflictividad y no de pacificación. Por otro, por el trato que reciben de los otros poderes, con los que suele entablar una relación do ut des: doy para que me des.

 

Hace poco más de una semana el Comisario Jefe de los Mossos d’Esquadra, Josep Lluís Trapero, pidió más seguridad jurídica para las unidades antidisturbios. Con ello pedía que los agentes no sean perseguidos penalmente por sus acciones cuando actúan en cumplimiento de órdenes y protocolos policiales, lo que equivaldría a permitirles actuar con inmunidad.

 

Sin mencionarlo, Trapero respondía así a las demandas de los sindicatos policiales y salía al paso de los acontecimientos recientes, con varios agentes imputados en causas penales por lesiones derivadas del uso de las pelotas de goma. Como Esther Quintana, tristemente célebre por perder un ojo presuntamente por el impacto de un proyectil de este tipo. Hasta nueve personas han sufrido lesiones similares en los últimos años.»

 

MÁS INFORMACIÓN Y EL ARTÍCULO COMPLETO EN LA EDICIÓN EN PAPEL DEL SEMANARIO ‘EL TRIANGLE’

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides