Los trabajadores de handling del aeropuerto del Prat (Barcelona) han convocado paros de 24 horas los días 28 y 28 de julio y 3 y 4 de agosto a través de la Coordinadora estatal del sector handling aéreo (CESHA).

Estos empleados son los encargados de las tareas relacionadas con la facturación, embarque de pasajeros, y la carga y descarga de equipaje.

Según CESHA, los trabajadores "han llegado al límite", y piden más contrataciones y las que ya hay que se transformen en contratos fijos.

Los trabajadores denuncian que la actual situación provoca colapsos en los servicios por la inexperiència de personal contratado de forma eventual.

El sindicato denuncia también que "más de la mitad de la plantilla de handling es eventual", lo que provoca que no hay tiempo para que se formen adecuadamente y toda la plantilla tenga que hacer horas extra de obligado cumplimiento.

Para el sindicato los trabajadores eventuales llevan a cabo "funciones de personal fijo, pero con la concatenación de contratos en fraude de ley".

CESHA exige otras cuestiones, como el derecho de estos trabajadores eventuales a disfrutar de las vacaciones que por ley los corresponden, a realizar los cursos de formación dentro de la jornada y a recuperar los 14 días de descanso cedidos en el último convenio.

Otra denuncia del sindicato es que a gran parte de los vehículos que se usan para embarcar y desembarcar pasajeros no les funciona el aire acondicionado, añadiendo que no se pueden reparar debido a lo que consideran "falta de previsión" que hace "imposible" pararlos.

Si la convocatoria de estos paros sigue adelante, se verán afectadas las compañías Iberia, Vueling, British Airways, Turkish Airlines, American Airlines, Avianca o Air China.

Estas protestas se añaden a la de los tripulantes de cabina (auxiliares de vuelo) de Ryanair que tienen previsto hacer huelga el 25 y el 26 de julio.

La convocatoria es de los sindicatos de España, Italia, Bélgica y Portugal, por lo cual estos serán los países donde habrá más afectación. En España, unos 250.000 pasajeros podrían verse afectados cada día.