La ANC ha presentado la segunda fase de su operación para fomentar las empresas que manifiestan su apoyo al procés y al independentismo. Gracias a un registro que han abierto en Internet, cualquier consumidor puede buscar servicios o productos concretos dentro de este grupo de empresas afines a la ANC. La Asamblea, a cambio, las aplaude y, de rebote, las señala como compañías de catalanidad indiscutible.

La idea ya hace mala pinta, pero encima sirve para que la homóloga unionista de la ANC, Sociedad Civil Catalana, se aproveche. La Asamblea hace el trabajo sucio de recopilar cuáles son las empresas independentistas y ellos cogen el listado para señalarlas en negativo y avisar que son compañías que colaboran con un movimiento que los españolistas detestan.