El departamento de Salud de la Generalitat ha aceptado este martes que su estadística sobre los muertos por el coronavirus no es del todo fidedigna, puesto que sólo incluye los muertos en centros hospitalarios y que han sido diagnosticados previamente.

La consejera de Salud, Alba Vergés, ha explicado que se trabaja con las funerarias para cambiar la manera contar y así conseguir una imagen más precisa de la situación.

El Ejecutivo catalán se abre al cambio después de una denuncia de los alcaldes de la C d'Òdoncaena, que han explicado que las cifras oficiales de los cuatro municipios no cuadran con las que tiene Salud.

El alcalde de Igualada, Marc Castells, ha hecho la denuncia este martes, en una rueda de prensa conjunta con los alcaldes de los otros tres municipios confinados para frenar el brote. Según datos de la funeraria comarcal, Castells ha asegurado que el número de muertos en marzo muestra un aumento de casi el 200% en el número de muertos en la Conca respecto al mismo mes del año pasado.

"En todo marzo del año pasado tuvimos en la Conca 47 defunciones", ha explicado Castells. "Este mes esta cifra se ha elevado a 140, y de estas 40 son oficialmente por la Covid-19, porque se les ha hecho el test", ha denunciado. La media de defunciones de los cinco últimos años, durante el mes de marzo, es de 46 defunciones.

El alcalde ha asegurado que los datos provienen de la Funeraria Anoia y ha recordado que si bien la potestad oficial para publicar la estadística es del Ejecutivo catalán, "la gravedad de la situación" obliga a explicar lo que pasa.