Miles de independentistas asistieron el pasado 29 de febrero al acto en Perpiñán donde participó el expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont. El Confidencial revela que el gobierno francés puso en marcha un protocolo sanitario especial para evitar la propagación del coronavirus, a pesar de que aquella semana todavía no se aconsejaban medidas preventivas ni se habían adoptado medidas extraordinarias como sucede actualmente. De Anoia salieron un 2% del total de 600 autocares que se desplazaron a la localidad del sur de Francia. Además, la mitad de autocares que salieron del Anoia eran de la Conca d'Òdena, epicentro del brote más grande de coronavirus que hay en Cataluña.

Días posteriores al acto, donde participaron mayoritariamente miembros del entorno de Junts per Catalunya, una parte importante de los vecinos de la Conca d'Òdena que habían acompañado a Puigdemont al acto presentaban síntomas de coronavirus. "En cinco autocares, todos sus pasajeros presentaban síntomas. Al resto, sólo una parte", expresan las fuentes a El Confidencial.

Una fuente próxima a los que viajaron afirma que "la mala suerte es que si había alguien con el virus en un autocar, lo lógico es que acabara contaminado parte del pasaje. Hubo tiempo de sobra para ello, porque estuvieron durante horas cerrados dentro, de forma que la transmisión de la enfermedad es muy fácil. Además, ha habido autocares que sufrieron caravanas y retrasos, lo que alargó el tiempo de exposición a virus ".

Algunos mensajes entre vecinos apuntan un cierto vínculo entre el brote de la Conca d'Òdena y el desplazamiento de estos vecinos al mitin independentista: "¿Qué pudo haber alguien infectado que fue contagiando a los otros en los autocares de esta zona? Puede ser. De otras zonas también acudieron autocares, pero no se han detectado brotes concentrados en sus lugares de origen ni síntomas masivos de los pasajeros que viajaron juntos en Francia".

Por otro lado, y tal como avanzaba hace unos días la prensa francesa, Perpiñán se había convertido en "el epicentro de la enfermedad en Occitania", confinado y con tres hospitales de campaña.